"Estados Unidos reconoce que tiene un problema con el consumo de drogas y necesitamos hacer todo lo posible para resolverlo", indicó Gordon Duguid
Washington, EU.- El Gobierno de Estados Unidos aseguró que trabaja con sus socios para resolver el problema de tráfico de droga que tiene en su frontera con México y evitó responder a las acusaciones de corrupción del presidente mexicano, Felipe Calderón, contra su país.

El portavoz adjunto del departamento de Estado, Gordon Duguid, señaló en una rueda de prensa que EU "está trabajando con sus socios para controlar el problema del narcotráfico en la frontera, que es un problema para todos nosotros".

"Estados Unidos reconoce que tiene un problema con el consumo de drogas y necesitamos hacer todo lo posible para resolverlo", indicó.

Duguid aseguró que se trata de "un problema internacional" y su Gobierno tiene "que hacer algo que ayude" a sus colegas de otras naciones "que están luchando contra este mismo problema en su país".

El presidente mexicano dijo en una entrevista publicada hoy por el diario francés Le Monde que si Estados Unidos no fuera el mayor mercado de drogas en el mundo su país no tendría varios de los problemas que enfrenta, como el comercio ilegal de armas.

Calderón sostuvo además que la mayoría de las armas que circulan de manera ilegal en México es comprada en EE.UU. y algunas son de "propiedad exclusiva del Ejército estadounidense".

Preguntado por la prensa a este respecto, Duguid se limitó a remitir a las jurisdicciones locales "para hablar de los problemas que puede haber" en cada una de ellas.

Estados Unidos publicó la semana pasada su informe anual sobre el control internacional de drogas en el que elogió los esfuerzos del Gobierno de México en la lucha contra el narcotráfico, pero advirtió de que la corrupción en las instituciones públicas perjudica el combate contra los cárteles de la droga.

Con este informe Washington analiza los esfuerzos de la lucha contra la producción y distribución de drogas en el mundo y le sirve para evaluar la concesiones de ayuda económica y militar.

El narcotráfico en la frontera y la violencia en México, que el año pasado se cobró más de 6.000 vidas, han sido señalados en los últimos días como tema de preocupación para Estados Unidos.

El Jefe del Estado Mayor Conjunto estadounidense, Mike Mullen, que se encuentra de visita en Colombia, no quiso comentar las declaraciones de Calderón pero aseguró que a Estados Unidos le "inquieta mucho todos los retos que hay como los secuestros, drogas, armas y la totalidad de todo el asunto".

El pasado fin de semana el secretario de Defensa, Robert Gates, dijo en una entrevista televisada que el Ejército de su país se encontraba en disposición de ayudar más a México con entrenamiento, recursos materiales, inteligencia y vigilancia.