Juan Francisco Valdés / El Guardián
A un lado del cuerpo sin vida de Juan José Flores Galván estaba el envase vacío de Cerveza con el que pretendía celebrar el Día de las Madres junto a su abuela en la colonia Pueblo Insurgente. Una bala en el pecho truncó la celebración. Su asesino continua prófugo.
"El Mono", como apodaban al occiso, contaba con 26 años y habitaba con su esposa en la avenida 20 de Noviembre 809, de la misma colonia. Hoy yace en las instalaciones del Servicio Medico Forense (Semefo) donde se le pracará la autopsía de ley, luego sus deudos recogerán el cuerpo para sepultarlo.

Testigos del homicidio lograron identificar al presunto agresor, de quien señalaron se llama Mario Alberto Alvarado Nuncio, de sobrenombre "La Burra", quien luego de disparar el arma se dio a la fuga sin que nadie pudiera detenerlo.

Sin embargo, una vez que elementos de la PGJE identificaron su domicilio en el 436 de la avenida Insurgentes, acudieron a allanarlo de forma violenta.

Dicha información fue obtenida del expediente de Mario Alberto, quien según fuentes oficiales, cuenta con dos ingresos al reclusorio por el delito de robo con violencia en el 2001 y luego nuevamente fue apresado en el 2003, esta vez por robo a una escuela primaria.

Trascendió durante las primeras investigaciones que las autoridades contaban con una imagen fotográfica del prófugo, sin embargo no fue proporcionada a los medios de comunicación.

Autoridades del Ministerio Público al mando del coordinador José Angel Herrera Cepeda también se negaron a emitir información oficial del homicidio que ocurrió alrededor de las 18:30 horas en el cruce de avenida 20 de Noviembre y Josefa Ortiz de Domínguez.

Sin embargo, de acuerdo con la versión de testigos se sabe que Juan José caminaba al poniente por Josefa Ortiz de Dominguez cuando fue interceptado en la calle de 20 de Noviembre por "La Burra".

La tragedia

Tras la discusión sobrevinieron los golpes, hasta que Mario Alberto disparó a quemarropa en dos ocasiones, una de ellas atinando en el pecho, la otra bala no logró su cometido.

Se sabe también que dos menores que acompañaban a Juan José corrieron al momento en que se desató la riña y fueron ellos quienes dieron aviso al 066.

Al volver las jovencitas, todavía alcanzaron a ver a su familiar correr en busca de auxilio y escurriendo sangre. Quince metros adelante cayó al asfalto junto a una camioneta de la que se intentó detener.

Minutos después acudieron elementos de la Cruz Roja Mexicana y del Cuerpo de Bomberos sólo para confirmar que Juan José había perdido la vida. El área fue acordonada por oficiales de la Policía Estatal y se localizó la segunda bala percutida.