Agencias
Londres.- Hace 160 millones de años, la monumental ruptura del asteroide Baptistina fue la responsable de la lluvia de escombros que, según científicos de EU, causó probablemente, 100 millones de años más tarde, el fin del periodo Cretáceo y la consecuente extinción, según algunas teorías, de los dinosaurios.
Los expertos ofrecen esta explicación en un artículo publicado ayer en la revista científica británica Nature, en el que indican que el asteroide tenía unos 170 kilómetros de diámetro y estaba situado en los albores del Sistema Solar. Y fue precisamente un fragmento provocado por su ruptura el que, hace 65.5 millones de años, cayó en lo que es ahora la península mexicana de Yucatán, causando una extinción masiva que trajo consigo el término del período del Cretáceo.

La explosión fue ocasionada por uno de los muchos fragmentos que chocaron contra la Tierra, porque, según los investigadores, ese fenómeno dobló el número de impactos en los planetas del Sistema Solar en los últimos 100-200 millones de años.

El equipo checo-estadounidense encargado del estudio añadió que otros fragmentos cayeron en la Luna, Venus y Marte, dejando las marcas de sus más importantes cráteres.

El estudio, basado en simulaciones por computadora, aparece publicado en la revista Nature.

"Creemos que hay una conexión directa entre este evento, la lluvia de asteroides que provocó y el gigantesco impacto que ocurrió hace 65 millones de años y que, se cree, eliminó a los dinosaurios", dijo a la BBC el doctor Bill Bottke del Instituto de Investigación Southwest de Boulder, Colorado, EEUU.

¡Enjambre de rocas!

Varios estudios han estado investigando un aparente aumento de impactos de asteroides en la Tierra en los ?ltimos 100 a 200 millones de años.

El doctor Bottke y sus colegas intentaron mostrar que este aumento fue probablemente desencadenado por el catastrófico rompimiento de una roca de 170 kilómetros de diámetro en el cinturón de asteroides ubicado entre Marte y Júpiter hace 160 millones de años.


Agregaron que la separación del objeto -provocada por una colisión con una roca espacial la mitad de su tamaño- resultó en el racimo de fragmentos visible hoy en día y conocido como la familia Baptistina.

Los investigadores simularon un modelo de la evolución que generó esta ruptura del asteroide y concluyeron que el asteroide habría perdido muchos de sus componentes originales dentro del Sistema Solar.

El análisis del equipo muestra que un fragmento de la ruptura probablemente ocasionó hace 108 millones de años el cráter lunar Tycho, de 85 km de diámetro.

Pero es aún más probable, aseguran los investigadores, que un pedazo incluso mayor provocó el cráter Chicxulub, de 180 kilómetros de diámetro, en lo que hoy es la Península de Yucatán en Máxico.

Esta es la cicatriz del impacto que muchos científicos vinculan al fin del periodo Cretáceo, que marcó la extinción de los dinosaurios.

Resultado ¡inevitableí!

El doctor Bottke explicó que ìel rompimiento del Baptistina ocurrió muy cerca de lo que uno podría describir como una superautopista dinámica, una vía de escape para los objetos del cinturón de asteroides y por donde muchos salieron.

¡Estos fragmentos comenzaron a vagar en la región donde están situadas la Tierra y la Luna. De hecho, muchos escaparon y se hizo inevitable que muchos golpearan los planetas del Sistema Solar!.


Análisis químicos del material conectado al impacto del Chicxulub vincularía al objeto que causó el impacto con la familia de asteroides Baptistina.

En un comentario publicado en Nature sobre el estudio en cuestión, los investigadores de la Universidad de Bruselas Philippe Claeys y Steve Goderis señalan que a menos de que un cometa haya aparecido en los límites del Sistema Solar, "algo poco probable", el asteroide de la familia Baptistina sigue siendo la más probable explicación del impacto de Chicxulub.

"Es un pensamiento conmovedor que la colisión Baptistina de hace 160 millones de año selló la suerte de los dinosaurios del fin del período Cretáceo, algo que ocurrió mucho antes de que la mayoría de ellos hubiese evolucionado".