Notimex
West Palm Beach.- Las ocho mejores jugadoras de torneo, que comenzó con un field de 32, disputarán este domingo la gran final en el campo par 72 de West Palm Beach
Justo a la hora buena, la mexicana Lorena Ochoa pisó el acelerador para asumir el liderato del torneo ADT Championship, que concluirá este domingo con la realización de la cuarta y última ronda en esta localidad de Florida.

Luego de dos rondas preliminares, Ochoa comenzó de cero en el campo de 6 mil 538 yardas del Trump International Golf Club, donde 16 jugadoras tomaron parte en el tercer trayecto del certamen, y sólo ocho lograron su pase para la gran final.

Lorena Ochoa, quien tiene 30 semanas consecutivas al frente del ranking mundial, firmó una impecable tarjeta libre de bogeys, de 66 golpes, seis bajo par, para compartir el liderato con la estadounidense Paula Creamer.

También avanzaron a la última fase la australiana Karrie Webb, con score de cuatro bajo par; y las estadounidenses Cristie Kerr (menos tres) , Natalie Gulbis (menos dos) , Sarah Lee (menos dos) y Christina Kim (menos uno) , además de la coreana Mi Hyun Kim (menos uno).

Las ocho mejores jugadoras de torneo, que comenzó con un field de 32, disputarán este domingo la gran final en el campo par 72 de West Palm Beach, donde la nueva monarca se embolsará el codiciado cheque de un millón de dólares.

Lorena, quien esta misma semana cumplió 26 años de edad, comenzó la jornada en forma muy similar a la ronda del jueves, al atinar birdies en el dos y el tres, y agregó un tercero en el hoyo cinco.

En la segunda parte del recorrido, la jalisciense fue igualmente efectiva al encajar tres birdies más, en los hoyos 12, 14 y 15, y de nuevo libró con par campo el 17, que se le indigestó en la primera ronda al marcar cuádruple bogey.

Paula Creamer, a su vez, iba punteando el tablero gracias a un águila en el 15, un par cinco, pero enseguida (en el 16) marcó su único bogey de la tarde y eso fue suficiente para que Ochoa le diera alcance.

Aunque nada ni nadie puede quitarle a Lorena la etiqueta de mejor jugadora del año, el triunfo no sólo engordaría aún más su cuenta bancaria, sino que cerraría con broche de oro una temporada de ensueño y se impondría en medio de la expectación que crea el certamen, el cual reúne a lo mejor del golf femenil.