Además, jóvenes agrederieron a simpatizantes y reporteros con piedras y botellas de agua en la jornada electoral poblana. (Imagen tomada del video)
El Universal
Un grupo de jóvenes rompió seis medallones del vehículos que apoyan al panista Rafael Moreno Valle
PUEBLA, Puebla.- Una treintena de presuntos vándalos rompieron con piedras seis medallones de vehículos de campaña de la coalición Compromiso por Puebla y gritaron consignas en contra del aspirante panista a la gubernatura Rafael Moreno Valle Rosas.

`Rata él, Rata él', ¡Vas a perder! `Regresa lo que te robaste', entre otras palabras altisonantes, fueron las exclamaciones de los manifestantes.

Los sujetos arribaron justo cuando Moreno Valle y su esposa Martha Erika Alonso concluyeron la emisión de su voto en el bulevar Hermanos Serdán número 733.

Ante los cuestionamientos de la prensa, los jóvenes huyeron en al menos seis taxis, dos de ellos con placas de circulación 9142 SSE y 2746SSF y logos de la CTM.

Varios de los testigos reportaron la situación que generó temor entre la gente, pues por unos momentos se atribuyó que los jóvenes de entre 18 y 24 años causarían un pleito o agresiones mayores.

Sin embargo los elementos de la  patrulla de la Policía Federal con número 10752 desatendieron la situación e ignoraron a los ciudadanos.

Pablo Rodríguez Regordosa, vocero del bloque multipartidista  Compromiso por Puebla ofreció la primera rueda de prensa alrededor del medio día.

En este encuentro con los medios de comunicación, el panista condenó los actos de vandalismo registrados durante la emisión del voto de Moreno Valle.

Responsabilizó a la fórmula PRI-PVEM de cualquier hecho delictivo, connato de violencia o provocación durante la jornada electoral.

Confió en que los resultados preliminares que se darán a conocer al final del día favorecerán a los postulados de la mega alianza integrada por PAN, PRD, Nueva Alianza y Convergencia.

Asimismo defendió la presencia del `ejército' de observadores foráneos que vigilarán los comicios para impedir cualquier hecho anómalo que merme la transparencia de las elecciones.