El Universal
La violencia desatada la madrugada de este sábado en la entidad se originó luego de la detención de un capo, integrante de La Familia. Mueren dos policías en los enfrentamientos
Ciudad de México.-Los ataques contra el ejército y la policía federal en Michoacán fueron hechos en represalia la captura de uno de los principales líderes del cártel de La Familia michoacana la madrugada de este sábado en Morelia.

El nombre del presunto narcotraficante detenido no ha sido revelado por las autoridades federales, pero se sabe que se encontraba por arriba de Rafael Cedeño, El cede, dentro de la organización criminal.

En las recientes horas, grupos de sicarios han atacado también a militares y dos ellos murieron en Zamora al ser rafagueados por los ocupantes de un vehículo, luego de que los soldados abandonaron la sede del 37 Batallón de Infantería. Los militares asesinados fueron identificados como Ramón Morales y Francisco González, de acuerdo con reportes oficiales.

La muerte de los dos militares se suma a los ataques a las instalaciones de la policía federal, en por lo menos 10 municipios de Michoacán donde hay varios muertos y heridos.

Las agresiones a militares y policías federales se produjeron incluso en hoteles donde éstos se hospedan, como sucedió en Apatzingán donde el hotel Posada del Sol fue atacado por al menos 30 sicarios que rodearon el lugar y al no poder entrar comenzaron a disparar contra las habitaciones y fachadas del mismo.

De acuerdo con informes oficiales, en varias poblaciones de Michoacán, las policías locales y federales se encuentran acuarteladas ante la posibilidad de ataques por parte de grupos ligados al grupo criminal de La Familia michoacana, considerado uno de los grupos más peligrosos que operan en México.