El Universal
Las autoridades capitalinas presentaron ayer el Proyecto Bicentenario, el plan más emblemático en materia de seguridad para la capital del país, pues a través de éste no sólo se pretende reducir la delincuencia y mejorar la persecución de los ilícitos, sino también incrementar la capacidad de respuesta y coordinación de los cuerpos de emergencia ante un desastre.
Ese Proyecto Bicentenario contempla la operación de 8 mil 88 cámaras de seguridad en todo el Distrito Federal, las cuales quedarán instaladas por etapas entre 2009 y 2011. El sistema funcionará no sólo como un esquema de videovigilancia en tiempo real, pues también atenderá emergencias generadas por desastres naturales, y permitirá la detección de vehículos robados.

Entre las innovaciones del sistema, se contempla la operación de 192 cámaras especiales para el rastreo de automotores, las cuales se localizarán en los principales cruceros y vialidades primarias de la ciudad.

Esos equipos contarán con sensores láser que podrán leer las placas de los automóviles y detectar vehículos robados, así como unidades involucradas en algún ilícito.

Operarán otras cámaras con botones de pánico, en donde cualquier ciudadano podrá generar una señal de alerta y mantenerse al habla con los operadores del centro de mando, además de que en el futuro se integrará al sistema el reconocimiento facial, para ubicar a delincuentes que son buscados por la Policía.

Se contará con otros 35 equipos que incluirán sensores de disparo de arma de fuego; esas cámaras se localizarán en las zonas de mayor incidencia delictiva del Distrito Federal.