Sigue sonriendo igual de misteriosa que siempre: Una taza de té vacía lanzada contra la Mona Lisa en el Museo del Louvre en París no le hizo ningún daño, ya que la famosa pintura de Leonardo da Vinci está protegida por cristal blindado
París.- Según informó hoy el diario "Le Parisien", una turista rusa lanzó hace una semana la taza vacía contra la obra. Por el momento, no están claras las razones del ataque. La mujer fue detenida y sometida a pruebas psicológicas y el museo presentó una denuncia en su contra.

Se cree que la mujer padece el llamado síndrome de Stendhal, que hace que las personas actúen de forma irracional cuando las conmueve una obra de arte.

El año pasado, una joven besó con los labios pintados de rojo una pintura completamente blanca del artista estadounidense Cy Twombly, que estaba expuesta en Aviñón.