Arturo Estrada / Vanguardia
Saltillo, Coah.- En tanto se mantengan parte de los permisos vigentes para fraccionar la zona de conservación de Zapalinamé, se corre el riesgo de que se hagan efectivos, por lo que el Estado continúa en la batalla legal para que la Semarnat revoque el consentimiento que dio.
El secretario del Medio Ambiente en el Estado, Héctor Franco López, sostuvo que la Semarnat debe ser congruente y evitar conflictos, por lo que insistió en que debe anular el primer paso que se consintió para construir un fraccionamiento en la parte baja de la Sierra de Zapalinamé.

"El problema es de congruencia y de tribunales, dado que una instancia da una autorización y otra la niega, y eso nos lleva a una controversia. La idea es que todos camináramos hacia el mismo rumbo", dijo.

El recurso de inconformidad contra el permiso lo lleva la Subsecretaría Jurídica del Estado.

"Argumentamos que no era posible que el mismo proyecto, nada más con un cambio de nombre, fuera aprobado por la misma autoridad; estamos a la espera de la resolución del recurso que está en la Secretaría del Medio Ambiente y
Recursos Naturales, y esperamos que nos responda favorablemente", agregó.

Franco López sostuvo que para el Estado es muy importante la Sierra de Zapalinamé y dijo que debe fortalecerse en un tema de protección ligado a la ciudadanía, dado que proporciona un servicio ambiental ideal y vital en la región que es el basto de agua.

"Ese fraccionamiento está detenido por el momento, porque no se autorizó el cambio de uso de suelo, sin embargo, mientras no se revoque la otra autorización no hay garantías de que no se vaya a construir", puntualizó.

Discordia entre Semarnac y Semarnat

La delegación de la Semarnat negó el cambio de uso de suelo para desarrollar el fraccionamiento campestre "José del Anhelo", en Zapalinamé; sin embargo, la oficina central de la dependencia sí aprobó el manifiesto de impacto ambiental a favor del desarrollador.