La Habana, Cuba.- El presidente cubano, Fidel Castro, considera que el discurso del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, al gobernante venezolano, Hugo Chávez, en la Cumbre Iberoamericana de Chile fue "invertebrado e inoportuno".
Castro se refiere al "discurso adicional, invertebrado e inoportuno de Zapatero, su defensa de Aznar (José María, ex presidente español), la orden abrupta del Rey de España y la respuesta dignísima" del presidente venezolano, en un nuevo articulo de "reflexiones" publicado hoy en la prensa oficial cubana.

Esos elementos "aportaron pruebas irrebatibles de las conductas y los métodos genocidas del imperio, sus cómplices y las anestesiadas víctimas del tercer mundo", agrega el jefe de la revolución en su tercera alusión al encontronazo entre el Rey Juan Carlos y el jefe del Gobierno español con Chávez en la clausura de la Cumbre.

El incidente entre el Rey, Rodríguez Zapatero y Chávez se produjo cuando el gobernante español pidió de nuevo la palabra para defender a su antecesor, José María Aznar, de las descalificaciones que Chávez estaba lanzando en su contra.

Ante las interrupciones constantes del presidente venezolano a la intervención de Rodríguez Zapatero, el Rey Juan Carlos pidió al gobernante venezolano que se callase.

Castro señala que "en aquel ambiente tenso brilló la inteligencia y la capacidad dialéctica de Chávez" y afirma en su artículo que el presidente venezolano "por causas técnicas ni siquiera pudo oír con precisión lo que el Rey dijo".

Menciona también la respuesta que el gobernante sudamericano dice haber recibido de Aznar tras preguntarle por la suerte de los pueblos pobres como Haití: "Esos se jodieron".

"Conozco bien al líder bolivariano: jamás olvida las frases que directamente escucha de sus interlocutores", afirma Castro, de 81 años y convaleciente desde julio del año pasado de una enfermedad intestinal que le obligó a delegar sus cargos en su hermano Raúl.

Indica que tiene otros artículos preparados sobre diversos temas, pero "vino la Cumbre Iberoamericana y allí ardió Troya".

Comenta que, incluso, ha elaborado otro sobre la reunión de los países de América Latina, España y Portugal que "por ahora" no publica.

En otro comentario publicado el pasado martes, Castro calificó el incidente de "Waterloo ideológico", expresión que vuelve a utilizar hoy para titular el artículo.

En el del martes, Castro advertía, además, de que Chávez podría ser asesinado y afirmaba que "hay que seguir luchando y corriendo riesgos, pero no jugar todos los días a la ruleta rusa o al cara o cruz de una moneda".