Notimex
El rancho del mandatario, a unos 12 kilómetros de Crawford, ofrece un escenario que mantiene alejados a los fisgones de una ceremonia a la que sólo han sido invitados poco más de 200 personas, entre amigos y familiares.
Dallas.- Decenas de periodistas y curiosos han comenzado a arribar a las comunidades de Crawford y Waco, Texas, para tratar de avistar este sábado algún detalle de la boda de la hija del presidente de Estados Unidos, George W. Bush.

Bush y su esposa Laura intentan mantener el enlace de su hija Jenna con Henry Hager como un evento estrictamente familiar y privado.

El rancho del mandatario, a unos 12 kilómetros de Crawford, ofrece un escenario que mantiene alejados a los fisgones de una ceremonia a la que sólo han sido invitados poco más de 200 personas, entre amigos y familiares.

La propiedad, de 600 hectáreas, está vigilada por autoridades locales y agentes del Servicio Secreto, con accesos resguardados, cercas y cámaras de circuito cerrado, además de la prohibición de vuelo que abarca un área de 40.23 kilómetros alrededor del rancho.

En esta ocasión, ningún 'paparazzi' podrá rentar helicóptero y tratar de tomar fotos aéreas de la ceremonia, como generalmente lo hacen en los casos de celebridades.

Sin embargo, esto no ha desalentado a decenas de periodistas, sobre todo de espectáculos y vanidades de la televisión estadunidense, como Inside Edition y de publicaciones como People, para arribar a Crawford a cubrir la boda de alguna forma.

Los fotógrafos y camarógrafos buscaran captar tal vez alguna imagen de los automóviles que desde la cercana comunidad de Waco, transporten a los invitados a la propiedad.

La Casa Blanca ha mantenido la boda bajo reserva. 'Esto es realmente un evento privado de la familia', dijo a periodistas el vocero de la Casa Blanca, Gordon Johndroe.

'Estén seguros de que no habrá ningún pronunciamiento sobre la boda, para nada', aseguró.

La familia Bush ha sido muy cuidadosa en el manejo público de la ceremonia y sólo reveló detalles de la misma a seleccionadas publicaciones o programas de televisión.

En entrevista con la revista Vogue, Jeena, dijo que lucirá un vestido de novia diseñado por el modisto favorito de su madre, el dominicano Oscar de la Renta.

'Será una muy estructurada organza, con tejido y un poquito de ornamentación, una poquita de cola, pero aun así, de alguna forma casual', dijo la novia.

La hija del presidente informó también que su anillo de bodas contiene un diamante redondo y dos zafiros.

Jenna precisó que sus 14 damas de compañía portaran vestidos diseñados por Lela Rose, en tono pastel chiffon, y Barbara, su hermana gemela, será la única madrina.

Su madre, Laura, dio a conocer esta semana que la ceremonia se efectuará en punto del ocaso, frente a un altar y una cruz de piedra, cerca del lago artificial que se tiene en la propiedad. Jenna, de 26 años de edad, se casará con Henry, su novio desde hace más de tres años, quien este viernes cumplió 30 de edad.

El novio estudia en la actualidad una maestría en administración de empresas en la Universidad de Virginia y posee una licenciatura porla Universidad Wake Forest.

Henry, quien ha sido ayudante en la Casa Blanca y trabajó en la campaña de reelección del presidente Bush, es hijo de John y Maggie Hager, ambos originarios de Virginia.

El padre del novio es el actual presidente del Partido Republicano en esa entidad, donde ha fungido también como subsecretario del Departamento de Educación, como vicegobernador de Virginia y como ex director de la Oficina de Emergencias.

La boda marcará también para la comunidad de Crawford una de las últimas oportunidades de recibir a cientos de visitantes, ante el ocaso de la administración Bush, que ha puesto a esta población de 700 habitantes, a la vista del mundo en múltiples ocasiones.