Redacción
Torreón, Coah.- La Procuraduría General de la República (PGR) atrajo el caso del enfrentamiento entre policías ministeriales y sicarios ocurrido ayer y que dejó como saldo dos agentes muertos y una familia "levantada".
La autoridad federal ejerció su facultad al considerar que es de su competencia, debido a que se utilizaron granadas de fragmentación y otras armas de uso exclusivo del Ejército.

Gente cercana a la investigación señaló que existen al menos dos personas detenidas, pero la información no ha sido confirmada por las autoridades.

Esta mañana, los cuerpos de seguridad pública rindieron un homenaje a los dos policías ministeriales ejecutados por un comando armado que huyó con varios integrantes de una familia.

Oscar Mario Gallardo Palacios, de 43 años, y Manuel Francisco González Montoya, de 37, fueron despedidos con honores por sus compañeros y autoridades de la PGJE.

Antes de ser sepultados, los elementos recibieron una guardia de honor en el estacionamiento de la Procuraduría de Jusricia del Estado, Región Laguna I, donde se dispararon balas de salva y se les pasó lista por última vez.