Madrid.- La Policía española detuvo a 11 personas, entre las que se encuentran un futbolista en activo, dos retirados y dos representantes de jugadores, en una gran operación contra el tráfico de drogas en la que se incautó de un alijo de 600 kilos de cocaína de gran pureza.
José Luis Conde, comisario de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO), compareció hoy en una multitudinaria rueda de prensa para explicar los detalles de la llamada "Operación Ciclón", iniciada a mediados del pasado año.

El comienzo del despliegue llegó después de que la policía detectara que un individuo, en situación de tercer grado penitenciario y con antecedentes por tráfico de drogas, estaba buscando financiación para comprar cocaína en el extranjero.

Éste a su vez contactó con el presunto líder del grupo, Zoran Matijevic, ciudadano de origen serbio pero de nacionalidad francesa que también ejercía como representante de futbolistas.

Gracias a su profesión, realizaba continuos viajes a Sudamérica, en los que presuntamente aprovechaba para entablar contactos y coordinar operaciones de transporte de estupefacientes hasta Europa. Según prosiguió el relato de Conde, el cabecilla del llamado "clan de los serbios" se apoyaba para todas estas gestiones en otras personas también relacionadas con el mundo del fútbol, entre ellas P.S., ex jugador de varios equipos españoles.

En labores logísticas, y a las órdenes de Matijevic, se se encontraban C.D.L.V.D., futbolista en activo del Rayo Vallecano (de la segunda categoría del fútbol español), y P.A.R., representante de futbolistas, quienes presuntamente actuaban en Madrid preparando la recepción de la droga y su posterior distribución.

Las siglas del jugador del Rayo Vallecano coinciden con el nombre de Carlos de la Vega, futbolista en activo del equipo madrileño. En la labor de distribución de los estupefacientes participó un ciudadano peruano, que también fue detenido.

La organización contaba en Valencia con otras tres personas que trabajaban en las labores de preparación de la documentación necesaria para la importación del contenedor donde se escondía la droga.

Según las fuentes policiales, los cinco arrestados pertenecientes al mundo del fútbol eran los encargados de recaudar el dinero necesario para la compra de la droga entre su círculo de relaciones a modo de "fondo de inversión".





La droga siguió un itinerario que comenzó en Argentina, camuflada en un cargamento de maquinaria de molinos de viento, lo que llamó la atención de los investigadores, ya que los supuestos receptores de la mercancía, detenidos en Valencia, se dedicaban en teoría al negocio de los cítricos.

El contenedor salió de un puerto argentino a mediados de febrero y su primer destino fueTánger (Marruecos), prosiguiendo su viaje por Algeciras, en el sur de España, para llegar finalmente a Madrid.

Una vez que el contenedor llegó a la capital española, y antes de que la organización se hiciese cargo de la mercancía en una nave industrial situada en el sur de Madrid, se procedió a la detención simultánea de 11 personas: siete en Madrid, tres en Valencia y una en Alicante.

En el interior del contenedor se encontraron numerosas cajas metálicas y de forma rectangular que escondían unos 45 paquetes de cocaína con un peso aproximado de 600 kilos.

La investigación estuvo dirigida por el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, y por la Fiscalía Especial Antidroga. La operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones en los próximos días.