Washington, EU.- El Indice de Precios al Consumo (IPC) en Estados Unidos aumentó un 0,3 por ciento en octubre, debido a un incrementó del 1,4 por ciento en los precios de la energía, informó hoy el Departamento de Trabajo.
El dato se situó en línea con las expectativas del consenso de analistas y llega tras un repunte del 0,3 por ciento en septiembre.

El IPC estadounidense aumenta a un ritmo anual del 3,6 por ciento, algo más de un punto porcentual por encima del repunte del 2,5 por ciento registrado en todo el año 2005.

El Gobierno informó que la inflación subyacente, que excluye los precios más volátiles de la alimentación y la energía, fue del 0,2 por ciento en octubre.

La economía estadounidense afronta momentos difíciles, debido a la crisis en el sector inmobiliario y a la menor confianza de los consumidores, lo que ha aumentado el temor a que el país pueda entrar en recesión.

Pese a esa situación, el presidente de la Reserva Federal de EU, Ben Bernanke, aseguró la semana pasada ante el Congreso que la inflación todavía plantea riesgos, lo que se interpretó como una señal de que el banco central no planea nuevas rebajas de los tipos de interés para estimular la actividad económica.