Cuatro muertos, dos desaparecidos y 17.000 damnificados dejó Henriette en su paso por el estado de Sonora, noroeste de México, que se suman a otros siete fallecidos en otros puntos del país afectados por el meteoro durante la última semana, según datos oficiales.
Hermosillo.- Las últimas muertes reportadas en Sonora, donde Henriette tocó tierra el miércoles, fueron las de un bebé de dos años y su padre, quien encendió un equipo generador de luz en el interior de su casa, que provocó concentraciones letales de monóxido de carbono, informaron autoridades estatales.

Otro individuo falleció el miércoles al recibir el impacto de un techo de lámina que se desprendió con los vientos de Henriette, que entró en Guaymas, Sonora en categoría uno, de un máximo de cinco.

Un hombre más murió ese mismo día a consecuencia de un paro cardiaco causado por la impresión que le generó la presencia del ciclón. En tanto, otras dos personas permanecen desaparecidas, añadieron las autoridades estatales.

Henriette había dejado el pasado fin de semana siete muertos, víctimas de aludes de rocas y tierra, en Guerrero (sur) y Chiapas (sureste), cuando se desplazaba por el Pacífico en paralelo a la costa.

La secretaría de Gobernación (Interior) declaró en emergencia a 67 municipios de Sonora tras el paso del ciclón, y con ello liberó los fondos destinados para socorrer a los damnificados, que suman hasta este viernes 17.000.