Sydney.- La cifra de muertos por los devastadores incendios forestales en el sur de Australia aumentó, según nuevas cifras oficiales difundidas hoy, a 201.
La última víctima fue un bombero fallecido hoy al caer un árbol sobre su vehículo, informó la policía.

Según informó la emisora ABC, los equipos de rescate confirmaron hoy el hallazgo de 11 cadáveres más en los alrededores de la ciudad de Kinglake. Sin embargo, se teme que la cifra pueda aumentar al hallarse nuevos cuperpos en las zonas devastadas.

Un funcionario de la policía dijo hoy que algunos de las cadáveres de las personas que ardieron hasta ser irreconocibles quizá no puedan ser identificados. En otros casos es difícil saber si los restos encontrados pertenecen o no a personas, dijo el vicejefe policial del estado de Victoria, Kieran Walshe.

Las autoridades declararon el próximo domingo como día nacional en recuerdo de las víctimas de los incendios. Se espera que miles de personas acudan a un servicio religioso en su honor en Melbourne. Mientras, al norte de Melbourne unos 3.500 voluntarios siguen trabajando para controlar los focos activos.

Según los calculos del Fondo Internacional para la Protección de los Animales el fuego acabó también con la vida de más de un millón de animales. La organización envió al a zona un equipo de rescate para encontrar a los supervivientes y suministrales medicinas. Unos 100 animales ya han sido rescatadados, según datos de la autoridades locales.

Entre los rescatados se encuentra un koala al que los veterinarios tuvieron que enyesar las cuatro patas, que se ha hecho famoso en los medios nacionales con el nombre de "Sam". Además de buscar animales salvajes supervivientes, los veterinarios trataron también animales domésticos heridos.

Las llamas se extendieron rápidamente por la ola de calor y los fuertes vientos. En total, destrozaron más de 1.800 viviendas y dejaron a unas 7.000 personas sin hogar.

Según cálculos oficiales, alrededor de la mitad de los fuegos fueron intencionados. Efectivos especiales y más de 100 investigadores siguen buscando a los posibles autores. Un hombre de 39 años se encuentra detenido acusado de causar un incendio en su ciudad Churchill, en el que murieron 21 personas. En mayo tendrá que responder ante los tribunales.