El Universal
La Dirección de Salud Municipal, en coordinación con otras dependencias, buscan pelícanos enfermos para tratarlos en el antirrábico estatal.
La Dirección Municipal de Salud en Acapulco alertó a bañistas y a prestadores de servicios de playa a que no tengan contacto con pelícanos que se encuentren en la zona de la franja de arena, para evitar un posible contagio de parasitósis y ectoparásitos.

Dicha enfermedad ha causado la muerte de al menos 250 aves a lo largo de las playas del puerto, por lo que la autoridad invitó a denunciar cualquier presencia de estos animales para su control de sanidad.

El titular de Salud, Rafael Aguirre Rivero, recalcó que los últimos resultados clínicos y de investigación han confirmado como causa aparente de muerte, tanto los severos cuadros de parasitósis, así como la cantidad de ectoparásitos (piojos, pulgas, etc,) que se han encontrado en la totalidad del plumaje de estas aves y que se registra una baja considerable de decesos en comparación a la semana pasada.

Reiteró el llamado a la población para evitar hacer contacto directo con dichos animales, al mismo tiempo que pidió la colaboración de los lugareños para reportar a cualquiera de las dependencias pertinentes la presencia de aves muertas o enfermas, enfatizando que únicamente con el equipo de seguridad adecuado se pueden manipular.

En seguimiento al caso de mortandad de pelícanos registrado en las playas del puerto, el vocero del Comité Interdisciplinario pro Pelícano y también director municipal de Salud, Rafael Aguirre Rivero, informó que a la fecha han fallecido 250 aves de dicha especie, sin embargo aseguró que esta cifra parece ir a la baja en comparación con el número de decesos registrados la semana pasada, por lo que confió que muy pronto se espera la conclusión de dicho fenómeno.

Al mismo tiempo, el vocero del Comité pro Pelícano señaló que todos los estudios y análisis realizados han descartado totalmente la presencia de virus del oeste del Nilo, o de influenza aviar, así como de cualquier otro que pudiera perjudicar la salud de las personas.

En cuanto a las acciones que se han desempeñado para contrarrestar dicho problema, Aguirre Rivero puntualizó que continuamente personal de la Dirección de Salud Municipal, en coordinación con las otras dependencias participantes, realizan recorridos en la búsqueda de pelícanos enfermos, los cuales son trasladados a las instalaciones del antirrábico estatal en donde previamente se acondicionó un lugar especial para su cuidado y tratamiento.

Mientras que los restos de los pelícanos muertos, por seguridad salubre, son incinerados.

El también director municipal de Salud puntualizó que una de los principales hallazgos encontrados es que estas aves de migración no se contaminaron en las aguas de Acapulco, por lo que informó que la gente puede disfrutar de las playas de la bahía sin ningún temor de contraer algún padecimiento.