Notimex
El gobierno colombiano avaló hoy una reunión entre el presidente venezolano Hugo Chávez y un vocero de las FARC en Caracas para dialogar sobre la eventual liberación de los 45 rehenes en poder del grupo rebelde.
Bogotá.- El ministro del Interior de Colombia, Carlos Holguín, dijo a periodistas que el gobierno ve en forma positiva el encuentro siempre y cuando éste se realice fuera del territorio colombiano.

Holguín aseveró que la cita es 'interesante. Vamos a esperar a que se realice la reunión" entre Chávez y el vocero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Raúl Reyes, quienes dialogarán sobre el tema de los secuestrados.

Reyes envió en las últimas horas un vídeo al mandatario venezolano, a través de la senadora opositora colombiana Piedad Córdoba, donde le propone una reunión el 8 de octubre próximo en Caracas.

En ese encuentro se definiría la logística para una eventual cita entre Chávez y el jefe de las FARC, Manuel Marulanda, para avanzar en un acuerdo que lleve a la liberación de los rehenes en poder de ese grupo rebelde.

Las FARC retienen a 45 militares y políticos, incluida la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, también de nacionalidad francesa, para presionar su canje por unos 500 insurgentes presos.

El grupo armado pidió el despeje militar de una zona de la región sureña colombiana del Caguán para la reunión de Chávez y Marulanda, además de otra, en el suroccidente de este país, para negociar con el gobierno un posible canje humanitario.

Holguín puntualizó este lunes que 'de ninguna manera el gobierno acepta el despeje militar para la reunión (con las FARC). El presidente (colombiano Alvaro Uribe Vélez) ha sido claro y contundente' en esa materia.

En un comunicado emitido la semana pasada, el Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, consideró inviable la reunión de Chávez y las FARC en Colombia y reiteró el aval oficial a un encuentro en Caracas.

Chávez, con la autorización de su colega colombiano, busca desde hace unos días un acercamiento con el grupo guerrillero que permita agilizar el regreso de los rehenes en su poder, algunos desde hace 10 años.