Universal
Incidentes violentos en ambos estados. El tricolor gana en bastiones de APPO. En la capital chiapaneca triunfaba PRD
El PRI registró avances en las elecciones de este domingo en Oaxaca y en Chiapas, en unos comicios que no estuvieron exentos de brotes de violencia, pero que no impidieron la realización de las votaciones.

En Oaxaca, gobernada por el priísta Ulises Ruiz, el tricolor arrebató alcaldías a PAN y PRD en la disputa por 151 de 152 municipios -en Santiago Laollaga se suspendió-, y se apoderó de regiones consideradas bastiones de la APPO; la abstención alcanzaría 65%.

En la capital, el PRI aventaja a Convergencia, el PAN quedó como tercera fuerza y el PRD cayó al cuarto lugar.

Treinta hombres armados agredieron a panistas en San Miguel Soyaltepec; en Juchitán, dos grupos balearon una casa. En San José Independencia hubo dos heridos.

En Chiapas, gobernado por el perredista Juan Sabines, el PRI se colocó a la cabeza en la disputa por 118 alcaldías, con 52, seguido del PRD con 25, según datos preliminares del Instituto Estatal Electoral. Sin embargo perdería su bastión en Tuxtla Gutiérrez, capital del estado.

Además, hasta el cierre de la edición, de los 24 distritos, el PRI aventajaba en 11, el PRD en ocho y el PAN-Panal en cinco.

En La Grandeza, un menor de edad fue herido de bala; en Venustiano Carranza dos autos fueron baleados.