Foto: Vanguardia/ Especial
El Universal
El presidente de la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara de Diputados, Ardelio Vargas, demanda una investigación completa de los hechos en que murieron dos niños en Tamaulipas
Como "muy aventurado", calificó el presidente de la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara de Diputados, Ardelio Vargas Fosado (PRI), señalar que el Ejército alteró la escena del crimen en un retén militar donde murieron dos niños, en abril pasado.

El legislador demandó que se lleve a cabo "un juicio justo, no parcial, sobre los hechos ocurridos en Tamaulipas".

El priista Ardelio Vargas, en entrevista, dijo que "lo más conveniente hubiese sido revisar todos los elementos que se tienen a la mano para emitir un juicio".

Respecto de que la escena de la muerte de los niños Martín y Brayan Almanza Salazar fue cambiada para fabricar un argumento de fuego cruzado entre militares y narcotraficantes, el presidente de la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara de Diputados, dijo: "Alterar una escena de crimen no es sencillo".

Las pruebas periciales determinan la forma en que ocurrieron los hechos y consisten en análisis de balística, las trayectorias de los proyectiles, la posición de los casquillos, de las víctimas, de los vehículos.

"Por respeto a la CNDH y a la Sedena -agregó el diputado Vargas Fosado--, pediría un juicio justo y no parcial, que se tomaran en cuenta todos los elementos que existen, los expedientes de la Averiguación Previa de las procuradurías del estado y la General de la República, y se llegue a aclarar cómo sucedieron los hechos".

Añadió que "se puede alterar una declaración, pero nunca las cuestiones técnicas, como la trayectoria de los impactos, éstos mismos, la posición de los vehículos y lo que implica un estudio técnico y la dinámica en que se realizaron los hechos".

En 15 días, la Secretaría de la Defensa Nacional dará su respuesta a la resolución de la CNDH, y en ello habrá que valorar con mucho cuidado, dijo el legislador, las evidencias que existen.

"No es lo mismo un testimonio sustentado en una prueba pericial, a otro que discrepe totalmente en la forma en que físicamente se desarrollaron los hechos, por lo que se tiene que ser muy cuidadoso en el manejo técnico de esta información", dijo.

Así pues, "no se puede ser tan aventurado en emitir alguna resolución únicamente con alguna de las partes, sean testimonios o pruebas periciales; hay que analizar todo".

Sostuvo que la Secretaría de la Defensa no llevó a cabo los peritajes en el lugar de los hechos, sino que los realizaron las procuradurías General de la república y de Tamaulipas. La Sedena ha pedido que se hagan los estudios suficientes que expliquen lo ocurrido.

Vargas Fosado se pronunció a favor de una investigación completa, "y que no se vulnere con juicios ligeros a una institución tan sólida e importante, como el Ejército".

El juicio justo vendrá de la información de la Averiguación Previa y los elementos que haya recogido la CNDH, propuso.

Consideró que es importante la aclaración de los hechos ocurridos en Ciudad Mier, Tamaulipas, el 3 de abril pasado, y cuya revisión inconformó a la familia de los niños que murieron. No hay que dejar las dudas para el futuro, las cosas hay que aclararlas en el presente, subrayó.

La verdad y la justicia en el tema de la lucha contra el crimen organizado es útil en presente, remarcó Vargas Fosado.

Concluyó que "lo que nada justifica es la muerte de dos niños, de manera que debemos procurar que se tomen los cuidados necesarios para que los grupos operativos sean cuidadosos, y evitar hechos fatales como estos".