El Universal
El jugador nigeriano Stephen Worgu, quien milita en la liga de Sudán, fue severamente castigado por las leyes del país africano, al haber sido sometido a 40 latigazos por conducir en estado inconveniente, además de pagar una multa de 250 libras sudanesas
El joven delantero nigeriano Stephen Worgu, quien en el 2008 fue el máximo goleador de la Liga de Campeones africana (13 goles), fue severamente castigado por las leyes de Sudán, país donde milita con el Al-Merreikh, al anunciarse que será sometido a 40 latigazos y a pagar una multa de 250 libras sudanesas (1,300 pesos) tras haber sido encontrado culpable de manejar en estado inconveniente el pasado 21 de agosto:

"Es muy duro, es una cultura diferente, una religión diferente y un lenguaje diferente. Tienen su propia ley y me está afectando también porque no me siento libre para hacer cosas que necesito hacer", declaró a la BBC,  el joven de 20 años, cuya llegada al Al-Merreikh, procedente del Enyimba, se convirtió en uno de los fichajes más caros en la historia del balompié africano.

En la comunidad islámica de Omdurman, que es donde habita Worgu, no sólo está penado el conducir bajo los efectos del alcohol, sino que toda bebida alcohólica es ilegal, por lo que de acuerdo a las leyes de esta ciudad norteña, el castigo dado a la joven promesa se fundamenta con lo estipulado en el artículo 78 del Código Penal sudanés.