El Universal
La mandataria celebró el tercer aniversario de su llegada a La Moneda con la entrega de 15 mil computadores portátiles en una escuela de Santiago
Santiago de Chile.- La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, inició hoy el cuarto y último año al frente del Gobierno con la mira puesta en la crisis financiera mundial y las acciones para minimizar sus efectos en el país.

La mandataria celebró el tercer aniversario de su llegada a La Moneda con la entrega de 15 mil computadores portátiles en una escuela de Santiago, donde estuvo acompañada por el ministro de Hacienda, Andrés Velasco.

Los computadores están destinados a niños pertenecientes a sectores de escasos recursos que tengan un alto rendimiento escolar.

En su discurso, centrado en la crisis económica, Bachelet pronosticó que este "va a ser un año difícil, que va a requerir esfuerzos y sacrificios grandes", aunque expresó su optimismo y aseguró que el país va "a salir adelante".

"Va a ser un invierno complejo, pero eso no nos intimida. Se anuncian más problemas económicos, pero eso no nos atemoriza. Se augura que esta será una crisis larga, (pero) estamos mejor preparados que nunca para enfrentarla", afirmó Bachelet.

La presidenta chilena reconoció que un año atrás no habría imaginado que su último periodo al mando del país estaría condicionado por una coyuntura económica tan desfavorable, aunque garantizó que Chile no retrocederá ante las dificultades gracias al manejo "responsable" de la economía.

"Hoy queda más claro el acierto de haber mantenido la cabeza fría", expresó y añadió: "No vamos a flaquear en una hora como esta, Chile va a superar los problemas y va a emerger más fuerte que antes".

La creación de empleo será uno de los caballos de batalla del Ejecutivo chileno para enfrentar la crisis, así como el fortalecimiento del sistema de protección social.

"Tenemos herramientas para apoyar la creación de empleo, pero también tenemos herramientas como el seguro de cesantía para apoyar a aquellas personas que demoren más tiempo en encontrar empleo", apuntó Bachelet.

"Vamos a salir al encuentro de todos estos problemas y vamos a saber vencerlos. Nadie va a quedar desamparado, vamos a cumplir con nuestro compromiso de hacer todos los esfuerzos posibles para proteger a la población", enfatizó la gobernante ante varias decenas de personas que se encontraban en el centro escolar.

El tercer aniversario de la llegada de Bachelet al poder coincide con un repunte en la aprobación de su gestión, que en febrero pasado alcanzó el 58.5 por ciento, la más alta desde abril de 2006, cuando cumplió el primer mes en La Moneda.

La aprobación a Bachelet ha experimentado un alza sostenida desde el pasado septiembre y ello obedece, según la consultora privada Adimark, principalmente a una positiva evaluación de los chilenos acerca de cómo la mandataria ha afrontado la crisis económica internacional.

Para el último año al mando del Ejecutivo, Michelle Bachelet tiene prevista una intensa agenda internacional, que incluye un viaje a la India, a partir del 17 de marzo, y su presencia en la Cumbre de Líderes Progresistas, que se celebrará en Viña del Mar entre el 27 y el 28 de ese mismo mes.

En abril el itinerario presidencial incluye una gira en Rusia y un viaje a Trinidad y Tobago para participar en la Cumbre de las Américas, donde también asistirá el gobernante estadounidense, Barack Obama.