NOTIMEX
México, D.F. .- En el primer cuatrimestre del año, las ventas del sector automotriz disminuyeron 2.4 por ciento respecto a igual periodo de 2007, pese a que en abril pasado la comercialización de vehículos aumentó 10.7 por ciento.
El presidente de la Asociación Mexicana de Automotores (AMDA), José Gómez Báez, indicó que con base al comportamiento del mercado automotriz en los primeros cuatro primeros meses de 2008, las ventas del sector concluirán el año con una reducción aproximada a 3.5 por ciento.

Esta situación, destacó no obstante, se podría revertir con la instrumentación del Programa de Renovación del Parque Vehicular que ya está en pláticas con las autoridades federales y que se espera comience a operar este mismo año.

En conferencia de prensa, explicó que este descenso en las ventas se debió a la caída en la importación de vehículos usados sobre todo de Estados Unidos, a la saturación de la capacidad de endeudamiento de las personas sujetos a crédito y a la desconfianza del consumidor en la economía nacional.

Precisó que las menores ventas en el periodo enero-abril de este año significó la comercialización de ocho mil 326 unidades menos que en igual periodo de 2007, para sumar 344 mil 870 vehículos ligeros.

En este acumulado, detalló que sólo los segmentos de vehículos de lujo y de camiones ligeros presentaron un comportamiento favorable de 5.4 por ciento y 4.3 por ciento, respectivamente.

En contraste, anotó, los vehículos deportivos redujeron su comercialización en 15.4 por ciento, los autos compactos en 9.4 por ciento, los subcompactos cayeron 3.1 por ciento y los vehículos de usos múltiples bajaron 0.4 por ciento.

En cuanto a la comercialización acumulada por marca, el presidente de la AMDA reportó que las compañías Nissan y General Motors encabezan la lista en participación de mercado con 21.2 por ciento cada una, Chrysler con 11.8 por ciento, Ford con 11.6 por ciento, Volkswagen 11.2 por ciento y Toyota con 6.3 por ciento.

Para contrarrestar el descenso en las ventas cuatrimestrales, Gómez Báez dijo que los comercializadores de vehículos nuevos en México analizan fórmulas para incrementar las ventas en el país, entre ellas la sustitución de 40 mil vehículos considerados chatarra, como parte del mencionado programa de renovación vehicular.

Comentó que aunque las negociaciones del gobierno federal, la banca de desarrollo y las organizaciones privadas para implementar dicho plan van por buen camino, un obstáculo es la falta de capacidad de las "chatarrizadoras" en México para iniciar el programa.

Las autoridades de las secretarías de Seguridad Pública (SSP), de Economía (SE), de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y Medio Ambiente (Semarnap), así como la Oficina de la Presidencia de la República trabajan de manera intensa en la regularización de la importación de vehículos, subrayó.

Por ello, confió en que dicho programa esté listo antes del 1 de enero 2009, cuando Estados Unidos y Canadá podrán introducir vehículos de más de 10 años de antigüedad a territorio mexicano.