Redacción
Lerdo, Durango.- Dos menores de 17 años, quedaron tirados en un charco de sangre y al borde de la muerte.
Y es que fueron baleados por tres sujetos encapuchados y armados que viajaban a bordo de una camioneta de modelo reciente, mientras que las víctimas lavaban un auto sobre la calle Niños Héroes casi esquina con Felipe Angeles en el ejido El Huarache.

El último reporte médico indicó que los jóvenes se encontraban anoche aún con vida, pero su estado de salud era de pronóstico reservado.

Las heridas por armas de fuego que impactaron en la cabeza, son de las que ponen en peligro sus vidas, por lo que hay pocas esperanzas de que logren salvarse, según informaron las autoridades.