Stephanía Cardoso
Saltillo, Coah.- Una riña campal en la colonia La Minita dejó varias personas lesionadas y una madre de familia que salió a ver lo que ocurría, recibió un balazo en una pierna, y hasta una unidad de Cruz Roja fue víctima del coraje de los pandilleros.
Una vez más las riñas callejeras estuvieron a la orden de la noche, y por enésima ocasión la colonia La Minita, cautivó la atención de decenas de policías, quienes también optaron por retirarse.

Y es que las cosas comenzaron a ponerse color de hormiga, hombres y mujeres por igual tiraban piedras, patadas y todo lo que tenían a su alcance.

Tal fue el caso de una mujer que dijo llamarse Gabriela Alvarez Martínez, de 22 años de edad, que dicen los vecinos del lugar fue una de las iniciadoras, pues se encontraba sumamente ebria, lo que ocasionó que la dejaran con sólo dos dientes, ya que de un puñetazo le tumbaron otros cuatro.

Mientras que otro de sus compinches, que también terminó en el Hospital Universitario, un tal Gustavo Zavala, de 18 años, tampoco resultó muy bueno para los golpes, pues le dieron con todo.

POR CURIOSA

La que recibió la peor parte de esto, sin deberla ni temerla fue la señora Verónica Jasso Reyes, de 35 años, quien al oír todo el alboroto salió a ver lo que pasaba.

La curiosidad de la mujer fue porque una pariente de ella andaba entre la trifulca y quería ver que estuviera a salvo.

Pero justamente en el momento que abrió la puerta comenzaron a detonar un arma de fuego proyectándose una bala perdida calibre .22mm, en la pierna derecha de la mujer.