Brenda Delabra / Vanguardia
Saltillo, Coah.- La emoción y adrenalina que vivió el matrimonio Segura Rodríguez el viernes pasado, cuando su hijo mayor Uriel Segura debutó en la NCAA con Green Bay, no pudo repetirse anoche, pues ahora vivieron el encuentro contra Ohio State desde el patio de su casa.
Minutos antes de que dieran las 20:00 horas, Antonio Segura afinaba los detalles de la señal de ESPN 2 de Estados Unidos, pues recibiría a amigos y familiares para ver el segundo encuentro de su hijo, ahora frente al dificil Ohio, mientras que su esposa María Luisa lavaba la ropa y preparaba la botana.

Irving también colaboró, y con su porte serio enfundando en un pants oficial de Green Bay, presenció la actuación de su hermano. Los motivos alusivos a la universidad que firmó a Uriel, no podían faltar, chamarras, playeras y hasta una frazada se vieron por ahí.

Llegada la hora, Ohio se fue arriba por dos puntos y el marcador estuvo apretado por lo menos en la mitad de la primera parte, la entrada de Uriel fue motivo para que María Luisa le dijera a la abuelita del basquetbolista: "es él, al que se le mueve el pelo", luego un tiro corto que provocó algun reacción.

Antes de finalizar el primer periodo, Uriel entró de nueva cuenta a la duela, ganando un rebote defensivo hasta arribar a la zona contraria para dar un pase que no pudo culminar en canasta.

Al final, Green Bay cayó 91-68, pero la familia de Uriel se dijo satisfecha, ya que el saltillense jugó 17 minutos, anotó un tiro de tres y completó tres asistencias.