EFE/AP
MIAMI.- De ganar la Presidencia de Estados Unidos, el aspirante a la candidatura demócrata Barack Obama afirmó ayer que permitirá los viajes familiares a Cuba y el envío de remesas, pero mantendrá el embargo económico.

"No hay mejores embajadores para la libertad que los cubanos y los cubanoamericanos, por eso voy a permitir los viajes familiares y el envío de remesas, para que puedan ayudar a padres, hermanos y tíos; para que el dinero estadounidense haga que el pueblo cubano sea menos dependiente del régimen" de la isla, dijo.
MIAMI.- De ganar la Presidencia de Estados Unidos, el aspirante a la candidatura demócrata Barack Obama afirmó ayer que permitirá los viajes familiares a Cuba y el envío de remesas, pero mantendrá el embargo económico.

"No hay mejores embajadores para la libertad que los cubanos y los cubanoamericanos, por eso voy a permitir los viajes familiares y el envío de remesas, para que puedan ayudar a padres, hermanos y tíos; para que el dinero estadounidense haga que el pueblo cubano sea menos dependiente del régimen" de la isla, dijo.

En un discurso pronunciado en un acto organizado por la influyente Fundación Cubano Americana (FNCA), el senador por Illinois también destacó que mantendrá el embargo económico sobre la nación caribeña.
El Gobierno de George W. Bush puso en vigor en 2004 varias medidas que permiten a los cubanoamericanos y a estadounidenses visitar a familiares directos en la isla sólo una vez cada tres años e impiden visitar a otros miembros de la familia como tíos o primos.
El senador afroamericano prometió ante más de 700 personas -que pagaron 150 dólares para almorzar y escucharlo- que uno de los primeros pasos hacia Cuba, si es elegido presidente en noviembre próximo, estará dirigido a la puesta en libertad de los presos políticos.
Para Obama, ya es hora de superar las "promesas vacías de los políticos" y tener una nueva estrategia para lograr la libertad de la isla caribeña y la instauración de la democracia.
"Mi política hacia Cuba será dirigida por una sola palabra: libertad", aseveró.

Alianza con Latinoamérica
Obama señaló también que su gobierno se comprometerá de manera directa con el continente americano para alentar la democracia.
"Es hora de una nueva alianza de las Américas", dijo. "Es hora de que los Estados Unidos vuelva a extender una mano de ayuda y sea un rayo de esperanza", consideró.

"Después de ocho años de políticas fracasadas necesitamos liderazgo nuevo para el futuro. Después de décadas de promover reformas desde arriba, necesitamos una agenda que promueva la democracia, la seguridad, y la oportunidad desde las raíces", expresó en una indirecta a la política aplicada por el Gobierno de George W. Bush.