Universal
El duelo entre los hermanos Milito, el defensa Gabriel y el delantero Diego, presidirá el Barcelona-Zaragoza de hoy, el segundo partido consecutivo en el que Ronaldinho volverá a ser baja, después de no haberse recuperado de una contractura en el gemelo
BARCELONA.- El duelo entre los hermanos Milito, el defensa Gabriel y el delantero Diego, presidirá el Barcelona-Zaragoza de hoy, el segundo partido consecutivo en el que Ronaldinho volverá a ser baja, después de no haberse recuperado de una contractura en el gemelo.

El estratega barcelonista, el holandés Frank Rijkaard, no incluyó a Dinho entre sus 18 citados, donde sí aparecen los mexicanos Rafael Márquez y Giovani dos Santos, quienes se mantienen férreos en las convocatorias culés.

Lo que tenía que haber sido una semana complicada para Frank Rijkaard, cuyo trabajo fue cuestionado tras los empates cedidos en Santander y en Pamplona, se ha convertido en un "monotema" Ronaldinho, después de la publicación de las supuestas salidas nocturnas del brasileño y de la repercusión directa en su rendimiento.

Todo ello aderezado con las dos victorias de prestigio logradas consecutivamente ante Olympique de Lyon (3-0) y Sevilla (2-1) , en las que Leo Messi tuvo un papel protagonista, hasta el punto de que el Camp Nou se dedicó a corear al argentino y alabar el juego de Andrés Iniesta y se olvidó de Ronaldinho, su dios en el pasado.

El brasileño, desde que llegó a Barcelona en el verano de 2003, ha jugado 131 de los 156 partidos que ha disputado el equipo, en los que ha marcado 63 tantos. Su ausencia más larga de los terrenos de juego se produjo en su primer año, cuando estuvo un mes y medio por una rotura del bíceps femoral.

En las temporadas siguientes, el brasileño se ha perdido dos partidos en cada una de éstas, siempre por problemas musculares.

Mientras tanto y sin Ronaldinho, el Barça ha ido creciendo a la sombra de Leo Messi y de Andrés Iniesta. El argentino se ha erigido en el alma del equipo con sus goles y su talento; Iniesta ha ocupado en la banda izquierda la posición del diez azulgrana y ha brillado especialmente.

Ante el Zaragoza, Rijkaard contará con los mismos que ganaron al Sevilla. En estos dos últimos encuentros jugados en casa, el equipo ha ofrecido, además de fiabilidad ofensiva, contundencia defensiva.

El Zaragoza, liberado del peso que suponía lograr la primera victoria de la temporada, que consiguió el pasado domingo contra Osasuna, visita el Camp Nou con la intención de obtener algo positivo que reafirme sus intenciones de escalar posiciones para instalarse en la parte alta de la clasificación.

El triunfo (2-1) logrado frente al conjunto navarro ha supuesto, además, una inyección de moral y en el seno del Zaragoza se piensa que aunque el Barcelona tiene un potencial inmenso, también permite jugar más que los rivales a los que se ha enfrentado, por lo que se espera un choque trepidante.