Notimex
La sociedad chiapaneca ha levantado una barrera de valores que impide el avance del crimen organizado en la entidad, cuyas autoridades y policías mantienen un bajo nivel de implicación con mafias, afirmó Carlos Raymundo Toledo.
Tuxtla Gutiérrez.- En entrevista, el secretario Ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública (CESP) señaló que esta barrera de valores ha impedido el avance en la entidad de los grupos delictivos y mafias del narcotráfico que si bien 'están metidos todos en Chiapas', aún mantienen un bajo perfil.

Agregó que en Chiapas, virtualmente no hay policías relacionados con la delincuencia, 'si tenemos 20 casos son muchos de gente que pasa información', pero no existe el grado de penetración en los cuerpos policiacos como en el norte del país.

En este sentido, destacó que afortunadamente los chiapanecos tienen valores que han impedido una mayor presencia de las bandas delictivas, aunque reconoció que existe el riesgo de que la mafia siempre pretenda corromper a las fuerzas de seguridad.

'Ninguna policía está inmune, siempre hay los riesgos de que la delincuencia penetre a las fuerzas de seguridad, ningún estado, lo está, para eso nos sirven los exámenes que se aplican a los elementos de seguridad del Gobierno del Estado', reiteró el funcionario estatal.

Recordó al respecto que todas las comunicaciones se mantienen interconectadas entre los tres niveles de gobierno en el programa denominado 'Plataforma México', que prevé un intercambio de datos con el Sistema Unico de Información Criminal y con las autoridades federales en el seguimiento de casos importantes en Chiapas.

No significa solo la práctica de exámenes toxicológicos, asunto que pasa a ser una situación secundaria, ahora también se les somete a pruebas médicas, de control de confianza, socioeconómicas, tanto a la entrada, como a su salida de los cuerpos policíacos, precisó.

A decir del funcionario, el 70 por ciento de las policías municipales quedará totalmente evaluada, además, se capacita a las de Tuxtla Gutiérrez, Tapachula, San Cristóbal de las Casas, Tonalá, Comitán, Palenque, Chiapa de Corzo y Ocosingo, donde se ubica más del 50 por ciento de la población total de la entidad.

Raymundo Toledo agregó sobre el tema que con la creación del Centro Estatal de Control de Confianza se evaluará constantemente a los policías y advirtió que nadie ingresará si no pasa la prueba de control de confianza.

Eso, dijo, será una garantía para la sociedad chiapaneca de que la policía que la resguarda será no sólo eficiente, sino muy depurada y acorde con los nuevos tiempos.

'Hay que identificar a Chiapas cono uno de los estados más seguros, los diferentes programas del sector ejercerán 357 millones de pesos en un estado en el que su frontera sur se mantiene como vulnerable y requiere mucho trabajo para resguardarla', destacó.

Hoy, reiteró, el frente de batalla está en el norte del país, donde el mayor centro de ofensiva del crimen organizado es Ciudad Juárez, aunque esta frontera debe permanecer vigilada.

'No podemos confiarnos, no somos inmunes, tenemos que seguir deteniendo a los delincuentes, y en ese sentido, recordó un grupo de 147 elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) que fue dados de baja por no aprobar los exámenes, y que fueron liquidados conforme a derecho.

Sobre ellos, Raymundo Toledo dijo que no podrán ser reinstalados y que algunos, incluso, son investigados, pues se les ha detectado conexión o contacto con algún tipo de delincuencia.