El músico dijo que se sometió a dos operaciones quirúrgicas para retirarle el tumor cancerígeno que se alojó en su pecho izquierdo, pero no requirió quimioterapia, radiación ni medicación
Recostado en su cama una noche del 2007, Peter Criss sintió algo raro: un pequeño bulto en el pecho izquierdo.

''Pensé, 'Es un nódulo, soy hombre, no creo que sea nada más que eso''', dijo. ''Mientras más lo tocaba, más grande se ponía y más me dolía, y eso comenzó realmente a asustarme''.

El ex baterista de Kiss fue al médico, se sometió a algunas pruebas y un proceso quirúrgico. Una semana después lo llamó el doctor. Tenía cáncer de mama.

''El corazón me golpeó el estómago y las rodillas se me doblaron'', recordó Criss.

La buena noticia fue que Criss agarró el mal en su etapa inicial. Tras una segunda operación para extirpárselo en marzo del 2008, no requirió quimioterapia, radiación ni medicación.

Ahora, el otrora rockero que tocaba con la cara pintada como un gato habla de su enfermedad para exhortar a otros hombres a que se hagan una prueba de cáncer de pecho, una enfermedad más comúnmente asociada con las mujeres, rutinariamente alentadas a realizarse mamogramas a partir de cierta edad.

''Uno debe decirle de inmediato a su esposa, su novia, su novio, quien sea'', dijo Criss. ''Mientras más uno esté sentado diciendo, 'Bueno, se irá solo', ese podría ser el momento para salvarse la vida''.

Los hombres sólo representan el uno por ciento de los casos de cáncer de mama, pero unos 2.000 hombres lo desarrollan cada año y 440 mueren de esto, según el Instituto Nacional de Cáncer.

El doctor Alexander Swistel, quien trató a Criss, alabó su decisión de revisarse de inmediato.

''Es un gran portavoz, y es muy brillante al respecto'', dijo Swistel. ''Tener a alguien como él hablando y mostrando que existe la vida después de esto es maravilloso. En lugar de ser el típico tipo y decir, 'Ay, olvídalo', se lo removió de una vez''.

No debe haber estigma asociado con la enfermedad o pedir ayuda, dijo Criss. Otros hombres, incluyendo el actor de ''Shaft'' Richard Roundtree, han hablado abiertamente de su lucha contra el cáncer de mama.

''Creemos que es algo que no le da a los hombres'', dijo Criss. ''A los hombres les da cáncer de próstata, ataques cardiacos. Los hombres son hombres. A las mujeres les da cáncer de mama. O así pensaba''.

''No tiene nada que ver con ser un macho'', añadió el baterista de 63 años, mejor conocido por la balada de 1976 ''Beth'', que sigue siendo el máximo éxito de Kiss. ''No hay un tipo más duro que yo. Nací en Brooklyn, estuve en pandillas... Creo que un hombre es un hombre si da un paso adelante y dice, 'Algo malo está pasando y necesito lidiar con eso'''.

Su médico dice que hoy está libre de cáncer. El tratamiento le dio al músico una mirada cercana a los que mujeres han soportado por años.

''Me senté en la sala de espera, con todas estas mujeres que parecía que no iban a estar aquí mucho tiempo más _ sin cabello, con pañuelos _ un lugar que un tipo no piensa que llegará a estar'', expresó.

Y hacerse un mamograma fue de por sí una experiencia para Criss.

''Es increíble cómo pueden poner los pequeños pectorales de un hombre en esa cosa que las pobres mujeres atraviesan'' dijo. ''¡Son tan medievales! Siento un nuevo respeto por las mujeres que se hacen mamogramas''.

Criss tocó con Kiss en 197380, participó en una gira de reunión en 1996, y se reunió por última vez con la banda en el 2003. Está trabajando en un nuevo álbum solo y en una autobiografía.

''Soy el gato y tengo nueve vidas, pero creo que ahora sólo me quedan cinco''.