LA JORNADA
México, D.F. .- La Secretaría de Educación Pública (SEP) entregó 150 becas a jóvenes ganadores de la Olimpiada de las Ciencias -convocada por la Academia Mexicana de Ciencias (AMC)-, por un monto de un salario mínimo diario, es decir, poco más de mil 500 pesos mensuales, gratificación que Josefina Vázquez Mota, titular de la dependencia, consideró un "mecanismo muy importante para preparar el equipo del conocimiento que tanto estamos necesitando".
Los galardonados, a quienes se reconoció como los "mejores del país", al ser seleccionados entre medio millón de alumnos para participar en competencias nacionales e internacionales de matemáticas, química, física, geografía e historia, recibirán poco más de 18 mil pesos anuales hasta concluir su licenciatura.

Vázquez Mota aseguró que con este incentivo económico se cumple el compromiso del presidente Felipe Calderón de apoyar a los ganadores de las olimpiadas, ya que la meta es alcanzar una cifra de 600 becarios al final del sexenio, por lo que anunció tres acciones adicionales:

La publicación de un libro con las experiencias de los primeros 150 becarios; la emisión de un programa sobre "jóvenes ganadores", en Canal 11, del Instituto Politécnico Nacional, así como la realización de una feria de ciencias -entre octubre y noviembre de este año-, en la que participen alumnos desde prescolar hasta licenciatura.

En tanto, Rosaura Ruiz, secretaria de Desarrollo Institucional de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y presidenta electa de la AMC, afirmó que si bien es importante reconocer el esfuerzo de los jóvenes por su participación en las olimpiadas del conocimiento, "tampoco es panacea para la educación científica del país", por lo que llamó a fortalecer la formación básica, "que es donde los alumnos descubren su vocación científica", y agregó que una tarea prioritaria es la capacitación de maestros de dicho nivel y de bachillerato.

Por ello, anunció la firma de un convenio de colaboración entre la AMC y la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), a fin de que dichos planteles participen en la formación de maestros de enseñanza básica.

"Las universidades -reconoció- no hemos atendido de manera importante este nivel de educación, porque sentimos que nos toca desde bachillerato, pero recibimos a estudiantes de secundaria con mala formación en general, por lo que debemos apoyar tener mejores alumnos en licenciatura".

Destacó que muchos egresados de los planteles integrantes de la ANUIES son profesores de secundaria y bachillerato, y "gran parte no ha concluido sus estudios de licenciatura; por eso diseñamos programas para que regresen a las aulas y concluyan su formación, incluso para que puedan acceder a un posgrado, con maestrías que hemos preparado tanto para docentes de formación básica como de bachillerato".