Notimex
A la actriz le agradó participar en N. Napoleón y yo, donde interpreta a la amante de un joven maestro
Madrid.- La actriz italiana Monica Bellucci, quien da vida a una mujer de 40 años, esposa de un decrépito hombre y amante de un joven maestro, en la película N. Napoleón y yo, dijo que se siente privilegiada de poder realizar un filme histórico en su país natal.

El largometraje, estrenado hace casi tres años en Italia y Francia, y que actualmente se exhibe en la cartelera española, también cuenta con la participación del actor francés Daniel Auteuil, bajo la dirección de Paolo Virzi.

La también modelo confesó que es un privilegio poder realizar en Italia una película histórica que dispone de grandes medios y ricos resultados visuales, a pesar de no contar con un presupuesto colosal.

Agregó que no se considera una persona exigente al momento de elegir sus papeles, pues "generalmente decido rodar una película si me gustan el guión y el director. Sólo me apetece trabajar con gente que aprecio y con quien se puede colaborar realmente"

En declaraciones al portal Noticine.com, Bellucci explicó que realizar un filme es muy laborioso, por lo que se requiere una inversión extensa de horas, y ahora no le apetece perder el tiempo con gente que está aburrida y que ficha de mala gana.

"Desde que nació mi hija considero cada vez más que el tiempo que dedico al trabajo es tiempo que le quito a ella. Tiene que valer la pena de verdad, y el director (Virzi) es una gran persona con la que tenía ganas de compartir algo", dijo.

En N. Napoleón y yo el francés Daniel Auteuil interpreta al emperador desterrado a Elba y Monica Bellucci da vida a la baronesa "Emilia", quien está casada con un decrépito noble borbónico y es amante del joven maestro "Martino".

La protagonista de Irreversible describió a su personaje como una niña que se aburre y juega un poco con los hombres, y dijo que se inspiró un poco en las personas que conoce: "Aunque no se parece a mí, tendría una vida mucho más fácil si no tuviera escrúpulos".

"Ella ha aprendido a dirigirse a la servidumbre en francés, pero cuando se suelta le sale su verdadera naturaleza de pueblerina del sitio, con ganas de disfrutar de todo, infantil, caprichosa y fresca, pero simpática", describió Bellucci a su personaje.

En cuanto a sus compañeros, Monica expresó que se divirtió mucho mirando a todos: "He encontrado a todos los actores muy buenos, empezando por Elio Germano, pero Daniel Auteuil se ha superado a sí mismo actuando en italiano y dando consecuente atractivo a un hombre de poder al que se le debería odiar, pero que se revela fascinante".