Osaka, Japón.- Los organizadores del próximo mundial de atletismo en Berlín planean una campaña para atraer al tipo aficionados que no suele seguir mucho el deporte ante la experiencia de Osaka, donde la afluencia ha estado por debajo de las expectativas.
El estadio Olímpico de Berlín será reconfigurado para acomodar a 60.000 espectadores para el mundial del 2009, es decir 10.000 más que el Nagai de Osaka, que ha estado mayormente lleno a su mitad en la actual edición.

``Nuestro plan en los próximos dos años es transmitir un mensaje a la ciudad, al país y al mundo de que el campeonato mundial está limitado a sólo aficionados con cultura de atletismo'', dijo el alcalde de Berlín Klaus Wowereit.

``Queremos que vengan familias enteras al estadio y que se entusiasmen por el atletismo'', añadió.

La concurrencia en Osaka ha sido un aspecto negativo. En siete de los nueve días de competencias, las sesiones nocturnas han promediado una asistencia de 25.000 espectadores por la noche y de 17.000 en las matinales.

Parte de la culpa ha obedecido al intenso calor y humedad del verano japonés, con temperaturas por arriba de los 38 grados centígrados (100F). Además, Japón no ha ganado aún una medalla.

``No es fácil meter 60.000 personas todos los días en un mundial de atletismo, pero lo vamos a intentar'', indicó el alcalde.

A Berlín le beneficiaría el hecho de que el atletismo goza de una elevada popularidad en Europa. Los organizadores también develaron que los maratones y las marchas no tendrán su meta en el estadio, sino en la Puerta de Brandeburgo en pleno corazón de la ciudad.