Universal
Pocas veces un director tuvo tantos problemas para filmar una escena. La indicación era sencilla: quedarse largo rato mirando la puerta trasera de un hotel de lujo.
México.- La escena es el comienzo del calvario de Chloe, que siempre fue rica y glamorosa en Beverly Hills pero durante una visita a México se extravía y queda sin el amparo de su dinero.

Chloe es expulsada de un hotel de lujo y echada a la calle por la puerta trasera. Se supone que durante varios segundos permanece parada en la calle, lanzando maldiciones y aterrada ante la sola idea de que tendrá que pasar la noche a la intemperie.

Era, pues, una secuencia sencilla. El director, Raja Gosnell ordena "acción" y Chloe se equivoca. En lugar de mirar la puerta, pajarea, brinca y se lame el cuerpo. Se repite. Otra vez Gosnell ordena que comiencen a filmar y otra vez Chloe brinca juguetona en lugar de quedarse quieta y dramática.

Se repitió unas seis veces hasta que la escena quedó más o menos como se planteaba en el guión. Entonces Chloe fue corriendo a recibir su premio: croquetas rellenas de carne.

Chloe no es, como podría suponerse, una despistada cantante de pop metida a actuar en películas, sino una perra chihuahueña que protagoniza "Un Chihuahua en Beverly Hills", comedia dirigida por Gosnell, también conocido por ser el director de "Scooby Doo" y su secuela.

Una parte de la cinta se filma actualmente en la Ciudad de México y durante un cambio de locación en Paseo de la Reforma, Gosnell respondió algunas de preguntas.

-La mayoría de sus películas son comedias con perros ¿por qué?-

"Porque es donde me contratan (ríe). Me gusta hacer comedias y hasta ahora me ha tocado trabajar con animales virtuales y reales, pero por supuesto que también me gustaría hacer otro tipo de cintas".

-¿Cuál es la diferencia entre dirigir una película con perros virtuales y otra con reales?-

"Definitivamente es más difícil hacerlo con perros reales porque es imposible obligarlos a hacer lo que está en el guión. Debo decir, sin embargo, que con `Scooby Doo' (hecho en animación de computadora) nunca logramos la expresividad que ahora puedo ver en `Chloe'".

Lo fue no sólo por el hecho de que deberían hablar sino porque al final debería suceder un beso. Si a Chloe se le dificultó quedarse viendo una puerta, debió ser un calvario obligarla a dar un ósculo.