Universal
México, D.F.- Cerca de 60 agentes de la policía capitalina, reforzaron ayer la seguridad de la Catedral Metropolitana, durante la misa que ofició el cardenal Norberto Rivera Carrera.
La celebración litúrgica transcurrió sin incidentes como los que se han registrado en las últimas semanas y durante la misa el Cardenal recibió diferentes muestras de apoyo, la primera de ellas de un grupo de laicos católicos que mantuvieron en alto dos mantas con las leyendas respecto a la libertad de culto y protección a la integridad del cardenal.

Al finalizar la misa, el obispo Rogelio Esquivel, leyó un mensaje del consejo episcopal de la Arquidiócesis en el que sus integrantes reprobaron la agresión física contra el prelado, su madre y las religiosas que lo acompañaban en su auto el domingo pasado.

El Cardenal agradeció las muestras de apoyo, de los feligreses, de su consejo episcopal y reconoció el apoyo de la asamblea legislativa del DF, así como del gobierno capitalino para garantizar la seguridad en el recinto.