Cannes, Francia.- La primera película en competición en el Festival de Cannes, "Blindness", del brasileño Fernando Meirelles, es un ejemplo de que la torre de Babel existe y además funciona.
En la rueda de prensa de presentación de la película, Meirelles se presentó hoy acompañado de los actores principales, entre los que había dos estadounidenses, un mexicano, una brasileña y dos japoneses (ella ataviada con un espectacular quimono).

Y en la sala estaban también presentes los productores, de nacionalidad brasileña, japonesa y canadiense.

En la película "sólo éramos tres estadounidenses" y un mexicano, además de canadienses, japoneses o brasileños, destacó la actriz Julianne Moore, que calificó este hecho de "genial".

El único secreto para encajar a todas esas personas fue la "química" que hubo entre todos, explicó Meirelles, que resaltó que "no hubo ni un solo problema durante el rodaje. Fue realmente suave".

A lo que añadió: "Este va a ser mi modelo de trabajo para siempre".

La buena química entre el equipo fue destacada también por el mexicano Gael García Bernal, que afirmó que durante el rodaje se creó "una familia. Una muy agradable comunidad".

"Vivimos experiencias únicas", dijo García Bernal, que preguntó entonces a sus compañeros: "¿Sabéis a lo que me refiero, no?", que obtuvo como contestación un rotundo "no" de Meirelles, ante las carcajadas del resto del equipo.

Incluso los actores japoneses, Yusuke Iseya y Yoshino Kimura, que hablan tanto en japonés como en inglés en el filme, destacaron en la rueda de prensa la facilidad de comunicación con el resto de miembros del equipo e Iseya llegó a decir que prefería usar el inglés como actor porque "es más simple que el japonés".