BMW-Sauber, la gran revelación de la temporada 2007 de la Fórmula 1, pidió que se ponga orden en el escándalo de espionaje que sacude a la categoría desde hace meses.
Fráncfort.- "La Fórmula 1 está extremadamente expuesta, habría sencillamente que intentar que todo vuelva a sus carriles, y estoy seguro de que eso es lo que a va terminar sucediendo", dijo durante una entrevista con la agencia dpa Mario Theissen, director deportivo de BMW.

Segunda en el campeonato mundial de constructores tras la descalificación de McLaren-Mercedes por el espionaje a Ferrari, que ya ganó el título de escuderías, BMW-Sauber mostró un rendimiento parejo a lo largo de la temporada, con muy buenas actuaciones del alemán Nick Heidfeld y del polaco Robert Kubica.

"Dimos un considerable salto adelante y estamos cerca de competir en el concierto de los grandes. No sólo mantuvimos la tercera posición a lo largo de toda la temporada, sino que nos fortalecimos en ella. Pero el cinco por ciento que falta es el más difícil. Y los rivales que restan son los más complicados, superarlos será un desafío extremo", reconoció.

Más allá del impactante accidente de Kubica a principios de temporada, Theissen cree que 2007 fue el año más bello de BMW-Sauber en la Fórmula 1. "Pudimos sacar adelante todo lo que nos habíamos propuesto". El objetivo ahora es sumar diez puntos más en la copa de constructores para superar la barrera de los 100.

Theissen cree que hay un límite claro entre la observación de lo que hacen los rivales y el espionaje. ¿Dónde está ese límite? "Es relativamente sencillo: (es válido) todo lo que se puede observar desde fuera. Essas son informaciones que deben utilizarse, se trata de algo muy sencillo. Pero en el deporte del motor hay una diferencia básica respecto de la industria tecnológica: no hay patentes, y de esa manera ninguna protección de las ideas propias al salir de la fábrica. Hasta que se lograse esa patente cualquier innovación ya estaría superada por una nueva evolución".

Theissen aseguró que tras el escándalo de McLaren y Ferrari BMW- Sauber no reforzó sus medidas de seguridad.

"No, no lo hicimos, es algo que ya teníamos hecho desde antes. Pero tenemos claro que no existe la seguridad absoluta. En tanto y en cuanto existan energías criminales, siempre será posible sortear esas medidas de seguridad. Por eso se siguen robando bancos". El daño para la Fórmula 1 es relativo, cree Theissen.

"No es, por supuesto, algo de lo que debamos enorgullecernos. Pero por otra parte, si se mira hacia atrás, a los 57 años de historia de la Fórmula 1, siempre hubo turbulencias y escándalos. La Fórmula 1 está extremadamente expuesta".

Y enfatizó que no tiene sentido comparar el espionaje en la Fórmula 1 con el doping en el ciclismo.

"Para nada. Hasta ahora venimos escuchando hablar de la sanción a un equipo y de la discusión entre dos equipos, pero de hecho todo se desató por el mal accionar de dos personas. Eso es algo muy diferente al doping sistemático".

Theissen admitió que el título de constructores de este año tiene menos valor que en otras ocasiones.

"Naturalmente no tiene el mismo valor que si todos hubiesen luchado con las mismas armas. Es una temporada muy especial, pero en lo que a nosotros se refiera estamos terceros (segundos tras la descalificación de McLaren) con nuestras propias fuerzas, y eso nos genera un gran orgullo".