Nueva York, EU.- La inesperada propuesta de Microsoft de adquirir Yahoo por 44.600 millones de dólares puede desembocar en la boda del siglo en el mundillo de internet, pero algunos analistas temen luego un divorcio por incompatibilidad de caracteres.
Si la adquisición se concreta, sería el paso más osado en la historia de Microsoft, cuyas iniciativas en internet se limitan a MSN y Hotmail y, más recientemente, dejó entrever la preocupación que le inspira el líder de la publicidad en línea, Google, al comprar la red de socialización Facebook, también codiciada por este último.

Google factura actualmente unos 15.000 millones de dólares en el mercado mundial de publicidad en línea, mientras que Microsoft no supera los 3.500 millones y Yahoo unos 5.000 millones de dólares, de modo que las empresas eventualmente fusionadas sumarían poco más de la mitad de la facturación del gigante de internet, suma que representa 30% del mercado total, de acuerdo a la consultoría Jefferies, de Nueva York.

Según un estudio reciente de la consultoría Comscore, las páginas de Google recibieron en diciembre 588 millones de visitantes en todo el mundo, mientras que Microsoft y Yahoo, sumados, registraron 665 millones de visitantes.

En las búsquedas en internet, sin embargo, la ventaja de Google es mucho mayor en Estados Unidos (con 58,4% del mercado) y en el mundo (62,4%).

Microsoft y Yahoo sumados tendrían 32,7% del mercado estadounidense y un 15,7% en el mundo.

Pero más allá de los números, el éxito de la iniciativa de Microsoft depende de factores tecnológicos, de una pérdida de parte del mercado de Yahoo e incluso de diferencias notables de identidad cultural de las empresas, por lo que algunos analistas creen que el casamiento, si se consuma, podría conducir a un fracaso.

"Esta boda presenta algunas dificultades y el peligro de que termine en divorcio es muy grande", comentó el analista Tim Klassel, de la sociedad bursátil Thomas Weisel, en lo que parece ser la percepción más generalizada en el mercado sobre la propuesta de Microsoft.

"Esta adquisición sería mucho más importante que todas las que Microsoft ha hecho hasta ahora, pero creemos que combinar dos plataformas diferentes de internet sería una tarea extremadamente difícil", además del hecho de que "los problemas de Yahoo podrían arruinar el casamiento", agregó.

"Tenemos una opinión negativa de esta alianza", comentaron por su parte en una nota los analistas de la sociedad bursátil William Blair.

"Si se parte de la base de que ninguno de los dos grupos por separado fue capaz de ganar una parte mayor del mercado publicitario, cabe preguntarse si unidos habrán de lograr algo mejor", prosigue la nota, que también recomienda no olvidar "los peligros de reunir dos culturas muy diferentes".

La consultoría Cantor Fitzgerald es algo más optimista, pero no mucho: "la fusión se llevará a cabo, habida cuenta de la debilidad de Yahoo y de la necesidad de Microsoft de desarrollarse más en la publicidad en línea. Pero tenemos pocas esperanzas de que eso cambie algo la situación ante la competencia".

Como toda novia codiciada, Yahoo encendió los celos del principal rival de Microsoft en este casamiento, Google, que acusó al creador de Windows de querer "ejercer en internet la misma influencia ilegal e inapropiada que tuvo sobre las microcomputadoras".

Según el Wall Street Journal, la dirección de Google entró en contacto con la de su rival Yahoo! para proponerle ayuda a fin de bloquear el avance "no solicitado" de Microsoft.