Un explosivo detonado a control remoto en el este de Afganistán mató a seis personas de una misma familia, entre ellos cuatro niños, informaron el martes las autoridades y algunos parientes de las víctimas.
Los fallecidos fueron alcanzados por la onda expansiva de la detonación cuando viajaban en un vehículo e iban de compras en anticipo al feriado musulmán de Eid este fin de semana, indicó Qimat Khan, un familiar de las víctimas a la Associated Press Television en el lugar del atentado en la provincia oriental afgana de Khost.

El vicegobernador de Khost, Taher Khan Sabri, indicó que entre los menores fallecidos había un infante de un año y una niña de unos tres años. Los otros niños eran un poco más grandes, agregó.

El Ministerio del Interior inicialmente indicó que dos niños y un hombre perecieron y otras tres personas, entre ellos dos niños, sufrieron heridas en la explosión del martes por la mañana.

Khan, el familiar, indicó que los heridos murieron posteriormente a consecuencia de sus lesiones.

Wazir Pacha, un vocero del jefe provincial de Khost, indicó que las autoridades investigaban cuál era el objetivo del atentado.

La violencia desatada por el Talibán contra soldados de Estados Unidos y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte así como contra civiles afganos sigue a la alza.