LA JORNADA
México, D.F. .- Sebastien Bourdais se tardó en aparecer en la pista del Autódromo Hermanos Rodríguez, pero desde su primera vuelta el francés marcó el mejor tiempo en la calificación provisional rumbo a la última fecha de la serie Champ Car 2007, en la que los mexicanos David Martínez y Mario Domínguez se ubicaron en la séptima y décima posiciones, respectivamente.
"No vengo aquí en busca de ningún récord, sino a competir lo mejor que pueda, a pasar un buen fin de semana y, si es posible, terminar en la cima, porque es mi última competencia", dijo el conductor galo, quien ya tiene el campeonato en la bolsa.Se despedirá de la categoría con marca máxima de cuatro títulos al hilo y 23 carreras ganadas, para reportarse a partir del lunes con el Toro Rosso, su nuevo equipo en la Fórmula Uno."Cometí un par de errores, pero espero que las cosas estén mejor mañana, porque esta vez encontré la pista más rápida, con buena adherencia", apuntó Bourdais, ganador en la edición 2006.Ayer fue el que menos rodó, pero en su sexta y última vuelta estableció el mejor registro, de 1:24.698 minutos sobre el trazado de 4.464 kilómetros.Detrás de él estuvieron el británico Justin Wilson (1:24.825) y el australiano Will Power (1:25.199).El regiomontano Martínez tuvo un desempeño ascendente, pues empezó la primera práctica libre en último puesto (17), pero la sesión le sirvió de ensayo para mejorar en la segunda, al sitio 14, y en la tercera, al séptimo, con lo que superó inclusive al canadiense Paul Tracy, su aguerrido coequipero del Forsythe Championship Racing, de quien, dijo, "prefiero tenerlo de mi lado".Para Martínez será apenas la tercera experiencia en Champ Car y destaca que se haya metido al ritmo que exigió la sesión, la cual terminó con 1:26.056, a 50 milésimas de quienes terminaron adelante: el español Oriol Servia y dos novatos: el estadunidense Graham Rahal y el francés Simon Pagenaud."Estar cerca del top five (primeros cinco) en el primer día es extraordinario. El equipo hizo un gran trabajo. El carro estaba perfecto. Me falta mejorar y es normal."Soy novato en la serie, pero estoy fascinado con el séptimo lugar y vamos a ver qué se puede hacer mañana (hoy)", asentó Martínez, noveno en el debut, hace un año al volante de un Panoz, y décimo hace dos semanas en Australia, con el Lola de Forsythe.Mario Domínguez, el experimentado mexicano de la Champ Car, este año también estuvo fuera de la jugada.Participó sólo en siete de las 14 carreras que conformaron la campaña. Después de saltar de uno a otro equipo, fue contratado por la novata escudería Pacific Coast, para las dos últimas fechas.Al potencial incierto del equipo californiano se suma la falta de ritmo de Domínguez y, sobre todo, los males respiratorios que le atacaron la reciente semana, de los que se recupera a marchas forzadas con medicamentos.No obstante, se ha sobrepuesto y se mantuvo a la altura en las tres sesiones, para concluir décimo (1:26.181)."Estoy listo para echarle muchas ganas", afirmó el capitalino, aunque reveló ciertos percances de puesta a punto en el bólido. "Se va mucho de atrás. Hay que trabajar con los ingenieros duro para mejorar el agarre, que nos hace falta para ser más rápidos."Esperábamos andar un poco mejor. Uno siempre quiere ir adelante. Si mejoramos las cosas que hace mal el auto, voy a estar mejor", afirmó el piloto, quien resaltó que la pista del Hermanos Rodríguez es su preferida:"Es la más bonita, no lo digo por ser mexicano, sino porque representa un gran reto para los pilotos, y más para el auto", anotó.Ninguno de los conductores se mostró inquieto por el recurso de mayor potencia que estrenarán en la carrera, el push to pass, con el cual podrán tener de manera momentánea 100 caballos de fuerza, aunque podrán utilizarlo una sola vez para acelerar, cuando lo consideren, y una más para rebasar, para un total de 75 segundos.Casi todos accionaron dicho botón ayer durante la práctica inicial, pero la clave estará en el momento estratégico durante la carrera.