Brasilia, Brasil.- El presidente del Senado de Brasil, Renan Calheiros, aliado del gobierno del mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, se salvó de la destitución ayer al ser absuelto en un juicio político por un caso de presunta corrupción, informó el Senado.
Del total de 81 senadores, 40 votaron por su absolución, 35 por el desafuero, y 6 se abstuvieron, en una sesión de plenario a puerta cerrada que pretendía el más estricto sigilo, que fue ampliamente burlado por la prensa.

Calheiros es un importante líder del Partido de Movimiento Democrático Brasileño (PMDB, centro), la mayor fuerza política del país y principal aliado de la coalición del gobierno del izquierdista Lula.

Ésta fue la primera vez que el Senado brasileño juzgó a su presidente.

En una nota distribuida a los medios al comienzo de la noche, Calheiros, que se había retirado sin dar declaraciones, dijo que "el resultado de la votación de hoy es una victoria de la democracia, pero también es el momento de reflexionar sobre las pérdidas que ese proceso político provocó".

Además, subrayó que su absolución resultó de una "decisión madura y soberana" del plenario y adelantó que iba a convocar a los líderes y presidentes de todos los partidos políticos en el Congreso para "seguir con la agenda legislativa que de hecho interesa al país".

Calheiros, de 52 años, enfrenta otros tres procesos en el Senado.

Con ello, librado del juicio político de ayer, el viacrucis del senador comenzará de nuevo y podrá enfrentar nuevos juicios políticos en los próximos meses.