Brasilia, Brasil- La Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional de la Cámara Baja de Brasil ratificó hoy el protocolo de adhesión de Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur), firmado en julio del año pasado.
El informe que recomendaba la aprobación del protocolo de adhesión de Venezuela, elaborado por el diputado oficialista Florisvaldo Fier
-más conocido como "Doctor Rosinha"-, fue aprobado con 15 votos favorables y una abstención.

Los diputados de los partidos opositores Demócratas (DEM) y de la Social Democracia Brasileña (PSDB) se negaron a participar en la votación, realizada después de más de cinco horas de debates.

El protocolo aprobado hoy por la Comisión de Relaciones Exteriores todavía necesita ser votado por la Comisión de Constitución y Justicia y por el pleno de la Cámara Baja.

El ingreso de Venezuela en el Mercosur ya fue aprobado por Argentina y Uruguay y, para que se concrete, necesita también la ratificación de los dos otros socios del bloque, Brasil y Paraguay.

En el caso de Brasil, la votación se demoró a raíz de sucesivos roces entre el Congreso local y el presidente venezolano Hugo Chávez, quien llegó a tildar a los legisladores brasileños de "loros de Washington", después que un grupo de senadores le enviara una petición para que revisara su decisión de no renovar la licencia de emisión del canal de televisión privado RCTV.

Luego, en septiembre pasado, Chávez volvió a generar irritación en el Congreso, al criticar, durante una visita oficial a Manaus, la demora de los legisladores brasileños en aprobar el ingreso de su país al Mercosur.

En un contacto con la prensa, el mandatario venezolano se manifestó "perplejo" por la demora en la ratificación del protocolo de adhesión de su país y afirmó que, si Venezuela no ingresa el Mercosur, ello representará una victoria "para el imperio", en una alusión a Estados Unidos.

"Estoy seguro de que es la mano del imperio, la mano norteamericana", expresó Chávez, quien advirtió que los venezolanos "no vamos a arrastrarnos para entrar al Mercosur".

Esos problemas llevaron la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Baja a posponer por dos veces la fecha de votación del protocolo de adhesión de Venezuela al Mercosur, inicialmente programada para el 19 de septiembre pasado.

Las resistencias de los legisladores a la participación de Venezuela en el bloque se atenuaron en la semana pasada, después que los miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores sostuvieran un encuentro con empresarios de la Cámara Venezolano-Brasileña de Comercio e Industria, cuyos integrantes demandaron una rápida aprobación del protocolo.

En esa oportunidad, los representantes de la entidad entregaron al presidente de la Cámara Baja, Arlindo Chinaglia, los resultados de una encuesta que revela que menos del uno por ciento de los empresarios brasileños se opone a la adhesión de Venezuela como miembro pleno del bloque.

Según el presidente de la Cámara Venezolano-Brasileña de Comercio e Industria, José Francisco Marcondes Filho, el ingreso del país andino en el Mercosur contribuiría a "reducir una serie de trabas aduaneras y volvería más fáciles los pagos y negociaciones entre los dos países", lo que contribuiría a impulsar el comercio bilateral, que sumó 4.500 millones de dólares en 2006.