Washington.- El gobierno de Estados Unidos podría solicitar la devolución de un niño de ocho años de padre norteamericano que se encuentra en Brasil durante el encuentro que sostendrán mañana en Washington los presidentes Barack Obama y Luiz Ignacio Lula Da Silva .
"Nosotros les hemos dejado muy en claro que desde nuestro punto de vista este es un caso que se encuentra contemplado dentro los principios de la Convención de La Haya y que Sean Goldman debe ser entregado de vuelta a su padre", aseveró el secretario asistente para América Latina, Thomas Shannon.

La madre del pequeño Sean se lo llevó a su nativo Brasil hace cuatro años, durante ese período volvió a contraer matrimonio y falleció hace un año.

A partir de esto las autoridades brasileñas le otorgaron al padrastro Joao Lins, con quien vive en Brasil. Entre tanto, una corte del estado de New Jersey falló en favor de que regrese con su padre David Goldman a Estados Unidos.

La solicitud internacional de restitución de menores es regulada por la Convención de La Haya del 25 de octubre de 1980, que codifica los aspectos civiles de la sustracción internacional de menores, de la cual son partes Estados Unidos y Brasil.

Por su parte, la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos emitió una resolución esta semana en la que hizo un llamado unánime a las autoridades competentes en Brasil para que regresen a Sean Goldman a su país de origen, al tiempo que urgió al presidente Obama a que exponga el tema durante su encuentro de mañana.

Sin embargo, según Shannon, "el gobierno de Brasil cree lo mismo y ha hecho pública su posición. Actualmente este caso se encuentra ante la Corte de Brasil. Estamos esperanzados en que se tome la decisión apropiada".

"La secretaria de Estado Hillary Clinton habló con Goldman padre esta semana y Obama está en conocimiento de la importancia del tema", manifestó Shannon.

"Yo no puedo decir lo que vaya o no a decir el presidente (Obama) Esa es su decisión. Pero obviamente está al tanto. El entiende que es importante", añadió.

Esta visita de trabajo será el primer encuentro de ambos mandatarios desde que el presidente estadounidense asumiera funciones el pasado 20 de enero.

La visita de Lula a Washington muestra el creciente papel que la potencia sudamericana juega en la economía mundial y en los esfuerzos por participar en la gestión de los asuntos globales.

Estados Unidos ha dicho que considera prioritario hablar con Brasil de temas económicos de cara a la cumbre del G20, a celebrarse en Londres el 2 de abril.

Los dos jefes de Estado se volverán a encontrar nuevamente con motivo de la Cumbre de la Américas en Trinidad y Tobago, donde darán continuidad a los temas de el G20, además de explorar la posibilidad de un plan de acción que muestre claramente la capacidad de salir de la pobreza e impulsar el desarrollo en la región.

El mandatario brasileño, por su parte, adelantó que manifestará su preocupación por el difícil acceso a los créditos internacionales y las tradicionales políticas proteccionistas que aplica Estados Unidos, especialmente en el sector agrícola.

Los mandatarios se reunirán mañana a la 11:00 horas (15:00 GMT) en la Casa Blanca. El presidente brasileño tiene planeado viajar luego a Nueva York para continuar su agenda.