Redacción
Miami.- El quarterback de los Empacadores de Green Bay, Brett Favre, es una de las historias vivientes del futbol americano, que día a día carga nuevos récords sobre sus espaldas sin ápice de orgullo y con la sencillez de los realmente grandes del deporte.
Con 17 años en la NFL, Favre se encamina a otra hazaña: convertirse en el jugador con más partidos de inicio, en poder de Jim Marshall, con 270, pero tendrá que esperar la siguiente temporada, pues aún le faltan 20 encuentros para igualarla.

"Para mí siempre el equipo ha sido todo. Creo que es injusto que el mariscal sea considerado el responsable de las victorias y las derrotas. Creo que todo es un esfuerzo de equipo", señala Favre casi a diario cuando con sus prodigiosos tiros coloca el balón en las manos de alguno de los corredores y se produce el ansiado touchdown.

El domingo Favre empató con Dan Marino, miembro del Salón de la Fama, la marca histórica de 420 pases de touchdown y en el próximo encuentro de los Green Bay Packers seguro se convertirá en el rey de los pases en la NFL.

Cuando alinee la semana entrante, "El General" Favre también dejará atrás el abrazo que consiguió ayer con Mick Tingelhoff, de Minnesota, de 240 desafíos consecutivos de inicio, que los ubica en segundo lugar en la historia.

Por coincidencias de la vida el partido se efectuará precisamente en la ciudad de Minnesota.

Nacido el 10 de octubre de 1969, en Gulport, Mississippi, la semana pasada se convirtió en el mariscal de campo con más victorias en la historia de la NFL, con 149, en triunfo ante los Nueva York Giants.

En su brillante carrera de 17 años, Favre exhibe igualmente la marca de 15 temporadas consecutivas entregando pases con más de 3 mil yardas, la cual sobrepasó los nueve años de Dan Marino. (DPA)