Londres, Inglaterra.- La compañía aérea British Airways (BA) anunció hoy beneficios récord a pesar de los altos precios del petróleo y el caro fiasco que resultó la inauguración de su nueva terminal (T5) en el aeropuerto londinense de Heathrow.
Las ganancias antes de impuestos ascendieron en el año fiscal pasado a 883 millones de libras (1.100 millones de euros o 1.700 millones de dólares), comunicó la compañía en la capital británica.

Eso supone un aumento de casi el 45 por ciento con respecto al año fiscal 2006/2007.

A pesar de estos buenos resultados, el jefe de BA, Willie Walsh, renunció a su premio anual de 700.000 libras. Los 42.000 empleados de la empresa, en cambio, sí recibirán premios por un total de 35 millones de libras.

Por primera vez desde 2001, también se pagarán otra vez dividendos a los accionistas, comunicó la empresa.

Walsh argumentó que renunció al premio por los costos millonarios adicionales que supuso la caótica apertura de la Terminal 5 y la decepción que sintieron a causa de ello muchos clientes de BA.

"No recibiré ningún premio", dijo Walsh a la cadena BBC. "Creo que en relación a la decepcionante inauguración de la Terminal 5 eso sería inapropiado".

En la inauguración de la moderna nueva terminal de British Airways en marzo colapsó el sistema automático de despacho de equipajes.

Hasta 30.000 maletas quedaron varadas y cientos de vuelos se suspendieron.

En la presentación de las cifras, se aclaró que el buen resultado no debe hacer olvidar que también British Airways se encuentra ante épocas difíciles.

La compañía debe asumir las consecuencias de los problemas en la T5 y sobre todo la duplicación de los precios del petróleo. A ello se suma la incertidumbre generalizada en el sector del tráfico aéreo.