Universal
La pérdida de la custodia de sus hijos, los problemas con su madre y su regreso fallido a la música
Se quedó sin la custodia de sus hijos, por lo que rompió a llorar frente a todos, tuvo un traspié en la gala de los VMA 2007, perdió su envidiable silueta y, en definitiva, ha pasado un calvario público. Britney Spears tiene, sin embargo, motivos para estar satisfecha. El próximo 13 de noviembre publicará "Gimme more" (`Dame más'), el sencillo del álbum que viene: Blackout.

Por otro lado y en lo que respecta a su vida, la estadounidense se reunió con su madre tras varios meses de estar separadas. Tanto madre como hija estaban distanciadas desde el pasado mes de junio, cuando, según algunos medios de comunicación, Spears le entregó una carta en la que pedía que se mantuviera alejada de sus nietos si estaba tomando alguna medicación fuerte.

Spears, en `horas bajas', hizo que su madre, Lynne, volara desde Louisiana a California, tras perder la custodia de sus hijos.

Spears y su ex marido Kevin Federline, son padres de Sean Preston, de dos años, y Jayden James, de uno. "Britney necesitaba a su madre por lo que Lynne vino en su búsqueda", señaló una fuente cercana a la familia en declaraciones publicadas por la revista People.

La próxima visita de Spears al juzgado por la custodia de sus hijos está prevista para el día 26 de octubre. Antes de esa fecha, la artista deberá acudir a tres sesiones de terapia familiar y someterse a dos pruebas arbitrarias, dos veces por semana, para detección de consumo de alcohol y drogas.

Lynne y Jamie Lynne, hermana menor de Spears, fueron fotografiadas a su llegada al aeropuerto de Los Angeles, pero ninguna de las dos quiso realizar declaraciones. Lynne visitó la residencia de Spears en Beverly Hills, para posteriormente trasladarse juntas a la casa de la cantante en Malibu.

Tanto madre como hija estaban distanciadas desde el pasado mes de junio, cuando, según algunos medios de comunicación, Spears le entregó una carta a su madre en la que pedía que se mantuviera alejada de sus nietos si estaba tomando alguna medicación fuerte. La propia Britney Spears aseguró entonces que rezaba mucho "por ella y por que reciba toda la ayuda necesaria".

Además, de haberse reconciliado con su madre y ha regresado a los puestos de ventas.

Blackout será el quinto disco de la joven nacida en Luisiana (Estados Unidos) hace 26 años.

Como si de un `apagón' se tratara, Britney Spears va disipando la nebulosa que se cernía sobre ella y madura el ascenso. No está de más que haga propósito de enmienda y, tras publicarse - mediante su ex pareja- que es un desastre como madre, la intérprete del tema "Baby, one more time" no quiere dejar a sus fans en el olvido. Por esta razón, el sencillo "Gimme more" adelanta el lanzamiento el próximo 13 de noviembre de su nuevo álbum titulado Blackout.

Gran vendedora de discos

La canción de marras ocupa ya el número tres en la lista Billboard Hot 100 y el primer puesto en iTunes, con más de 179 mil descargas vendidas. En Australia y Canadá también se encuentra en ambos número uno y en el European Top 100 Airplay ha entrado directamente entre los 20 primeros. Según su compañía disquera, el video contará con ella en el papel de una explosiva rubia que regenta un club de striptease. Algo impensable tras la actuación con la que anunció la gala de los MTV Video Music Awards de este año, en la que apareció con una silueta más rechoncha y andares desgarbados.

Este será el quinto disco de la joven nacida en Luisiana (Estados Unidos) hace 26 años. Baby, one more time (1999), Oops!... I did it again (2000), Britney (2001) y In the zone (2003) fueron los otros discos al margen de remezclas.

En la canción "Gimme more" participa el productor de artistas famosos como Nelly Furtado o Timbaland, Nate Danja Hills, y el equipo sueco Bloodshy & Avant vuelve hacerlo -colaboraron en `Toxic'- para el tema "Radar".

Britney Spears es actualmente una de las cantantes más populares en la escena de la música pop en Estados Unidos. Su primer álbum titulado , Baby, one more time (1999) consiguió 14 Discos de Platino. Con Oops!... I did it again (2000), Britney (2001) y In the zone (2003) ha vendido más de 83 millones de ejemplares, y obtenido siete sencillos con número uno.