Notimex
Londres, Inglaterra.- La presentación de Britney Spears en la reciente ceremonia de los premios MTV generó fuertes críticas que pusieron en duda la decisión que ella expresó antaño de mantener su carrera en la cima y que ahora parece en picada.
Su sobrepeso, su estado alcohólico y su poco entusiasmo al cantar y bailar en el evento celebrado en Las Vegas, Nevada, la noche del pasado domingo, fueron algunos de los aspectos que despertaron críticas en Estados Unidos y a nivel internacional por medios del espectáculo.

Al parecer se trata del declive más pronunciado en la carrera de la intérprete de 25 años de edad, marcada por escándalos de alcohol, drogas y fiestas, así como de su fracaso matrimonial con el bailarín Kevin Federline, con quien procreó a Sean Preston y Jayden James.

El éxito que alcanzó en 1999 con su primer disco "Baby one more time", del que vendió 76 millones de copias y con el que Britney
-entonces de 18 años- se ganó a los adolescentes de todo el mundo, podría estarse haciendo polvo, coincidieron los expertos.

El reconocido productor musical Simon Cowell afirmó, en declaraciones al diario británico "The Sun", que la llamada "Princesa del Pop" podría haber arruinado su carrera, luego de su mala presentación en Las Vegas, al que según la prensa acudió ebria.

Los movimientos "torpes" al bailar y la mala sincronización con el "playback" al cantar hicieron evidente el estado de Spears, quien además ese día faltó a dos ensayos previos al evento, por lo que debió modificarse la coreografía, relató un asistente de producción.

Cowell, juez de "American Idol" y de "The X Factor", afirmó que de haber sido su manager "no le hubiera permitido presentarse", pues "la canción (Gimme more) no estuvo bien, la imagen no estuvo bien (...) nos hizo olvidar sus proezas de antes".

"El problema es que pudo haber matado su carrera. Es difícil volver después de esa presentación, por un tiempo al menos", dijo al comentar la participación de Britney, a quien incluso el famoso estilista Ken Paves se negó a peinar pues "dañaría su carrera".

Spears, quien no había participado en entregas de MTV desde 2003 cuando se besó en la boca con Madonna, buscaba el éxito perdido el pasado domingo, pero sólo decepcionó y su más reciente álbum no ha logrado subir del puesto 134 en la lista Billboard, señaló la prensa.

A las críticas sobre su actuación, se sumaron las referentes a la "pancita nada atractiva" que lució, cuando en la actualidad predominan las celebridades demasiado delgadas que la industria de la moda ha impuesto.

Para diarios, revistas y críticos es mejor que Spears se dedique a cuidar más de sus hijos y olvide su carrera, porque "podría haber entrado a un camino sin retorno", después de haber sido la cantante mejor pagada del mundo con 38.5 millones de dólares anuales.

Aunque su carrera iba viento en popa, en 2004 se retiró de los escenarios para dedicarse a la maternidad y desde entonces ha dado de qué hablar por su matrimonio y divorcio de Federline, y -en los últimos meses- por entradas y salidas de centros de rehabilitación.

Desde el inicio de su carrera Spears jugaba con una imagen de niña ingenua y sexy, misma que perdió en los últimos dos años al combinar alcohol, drogas y fiestas, además del consecuente exceso de peso que le dejaron sus dos embarazos.