La selección estadounidense de béisbol quieren llevarse el título que se les negó el año pasado y fue conquistado por Japón, también enfrentarán el desinterés de fanáticos y directivos de GL.
Florida, EU.- No estarán todos los mejores peloteros de Estados Unidos en el equipo nacional que dispute el segundo Clásico Mundial de Béisbol, pero será el equipo a ganar, como sucedió en la primera edición, algo que hizo Japón, que son los campeones defensores.

Pero al margen de lo que puedan hacer en el próximo Clásico Mundial de Béisbol los 16 equipos que van a participar, el centro de atención es la falta de interés que genera la competición entre los fanáticos estadounidenses y lo que es peor entre los propios directivos de las Grandes Ligas.

Como ya sucedió en la primera edición que se disputó en el 2006, el torneo no tiene el apoyo de los dueños de los equipos de las Grandes Ligas, que lo consideran inoportuno y lleno de problemas para los peloteros que participen, un mes antes que de comienzo la nueva temporada regular con 162 partidos por delante.

Una lesión de los jugadores podría costarles millones de dólares de perdidas económicas y también romper por completo toda la programación deportiva del equipo.

Además, existe el convencimiento que no tienen que demostrar a nadie que son los mejores del mundo en el deporte de la pelota, ya que para eso es el pasatiempo nacional.

Pero sobre todo se considera que el Clásico Mundial hace que el entrenamiento primaveral, que ya de por si es bastante largo, sea innecesariamente largo, para luego afectar también al rendimiento de los peloteros en la temporada regular.

También ha quedado claro, que hay muchos jugadores que no han querido participar del torneo, en la mayoría de los casos argumentando el problema de las lesiones, pero en realidad es que no quieren estar en el torneo, porque el mismo riesgo tienen en el campo de entrenamiento.

Tampoco los lanzadores quieren correr riesgos al tener que esforzarse al máximo y el mismo les puede pasar factura en el futuro con sus respectivos equipos.

Al margen de cuales son los argumentos de todas las partes, la realidad es que al torneo no llegan los mejores peloteros estadounidenses que hay en el béisbol profesional de las Grandes Ligas, lo que significa que su calidad deportiva no será la misma.

Mientras tanto, el piloto del equipo de Estados Unidos, Davey Johnson, dijo que su misión no es otra que conseguir el título de campeones.

"No hay excusas, somos el equipo a batir, pero tenemos que demostrarlo en el campo", comentó Johnson. "El ambiente entre los seleccionados es extraordinario y estamos listos para llegar al torneo a partir del próximo sábado en plenitud de forma.

Estados Unidos jugará la primera ronda de grupos, en la sede de Toronto (Canadá) dentro del C, donde también estará sus vecinos del norte, Venezuela e Italia.

"El primer partido contra Canadá podrá establecer el nivel de juego con el que vamos a llegar al torneo", comentó Johnson, que tendrá entre los seleccionados al campo corto estelar de los Yanquis de Nueva York, Derek Jeter.

Johnson no quiere entrar en la polémica del valor o calidad que pueda tener el torneo en el panorama del béisbol profesional de las Grandes Ligas, pero de lo que si está convencido es que Estados Unidos necesita para su "imagen" conseguir el triunfo en el Clásico Mundial.

Después de ver como de nuevo en los pasados Juegos Olímpicos de Pekín 2008, Estados Unidos sólo fue capaz de conseguir la medalla de bronce, tras perder con Corea del Sur y Cuba, Johnson, que también fue el responsable de la novena de las barras y las estrellas, es el que más apuesta por la necesidad del triunfo final.

"Tenemos una gran calidad dentro de los jugadores que va a disputar el Clásico Mundial y estoy convencido que vamos a demostrarlo en el campo", subrayó Johnson. "Pienso que al margen de la clase profesional, lo más importante dentro del equipo nacional es la actitud y el orgullo de representar a tu país".

Johnson, al margen de tener a Jeter, también contará con peloteros como Jimmy Rollins, de los Filis de Filadelfia, actuales campeones de la Serie Mundial, David Wright (Mets), Dustin Pedroia y Kevin Youkilis (Boston) y Roy Oswalt (Houston).

"Pienso que el equipo está un poco más balanceado, tenemos para hacer frente a todos las opciones que se nos puedan presentar en la competición", valoró Johnson. "Me gusto de lo que dispongo y estoy convencido que vamos a formar un gran equipo".

Del resto de los rivales, Johnson dijo que tanto Japón, como República Dominicana, Venezuela, Puerto Rico y Corea del Sur, junto con Cuba serán equipos que tienen aspiraciones a luchar por el título.