Arturo Estrada
Las personas que padecen depresión suelen acudir a los "chamanes" e incluso buscan el acercamiento con Dios, antes de manifestar el padecimiento a un psicólogo o un psiquiatra.
El especialista en el tema, Arturo Garza Vargas, destacó que un ataque de depresión en una persona puede derivar en fatales consecuencias cuando no se le brinda la atención necesaria en lo que concierne al aspecto médico, además del familiar y de autoestima en el paciente.

Sin embargo, los síntomas pueden ser difíciles de detectar.

"Personas con conductas depresivas también manifiestan patrones de conducta inhibida y de ansiedad, de ahí la diferencia para saber aplicar los antidepresivos que no sólo sean los tricíciclos tradicionalmente conocidos", señaló.

Garza Vargas es especialista de la Universidad Autónoma de Nuevo León, con postgrado en la Universidad de Canadá, ofreció un curso sobre la depresión dirigida a especialistas que atienden este padecimiento.

La conferencia, organizada por la Dirección de Salud Municipal, versó sobre la importancia de tratar de manera profesional un mal que muchas veces refleja una sintomatología difícil de detectar.

"Muchas veces lo más común es recetar antidepresivos, sin tomar en cuenta el grado de padecimiento, a fin de prever posibles efectos secundarios por su suministración de un medicamento más recetado", afirmó.

Hizo hincapié en que primero se debe detectar la conducta del paciente, dado que a veces manifiesta ideas negativas y respuestas que reflejan irritabilidad y agresión.

"Una persona con problemas depresivos también registra conductas evidentes y no evidentes, de ahí la necesidad de estar preparados para registrar los síntomas de acuerdo a la patología del paciente", apuntó.

El especialista invitó a trabajadores sociales y psiquiatras a estar preparados para dar el tratamiento adecuado, en virtud de que mucha gente acude a los "chamanes", quienes están logrando la atención de las personas con este tipo de conductas por los anuncios que incluso realizan por televisión.