Foto: Internet
Notimex
La adicción por parte de los menores a estas máquinas, puede implicar deserción escolar, acompañada de violencia con el propósito de obtener dinero y genera una falsa expectativa
MÉXICO.- La Secretaría de Gobernación inició el decomiso y destrucción de máquinas tragamonedas prohibidas por la ley, que se ubican en farmacias, tiendas de abarrotes, para­deros de autobús, mercados, entre otros establecimientos.

El objetivo es acotar espacios a la delincuencia organizada.

"En la mayoría de los casos, opera en la instalación y uso de este tipo de máquinas".

Además de que representan una fuente de corrupción y adicción a los menores de edad "que abre la puerta a la delincuencia".

La adicción por parte de los menores a estas máquinas, puede implicar deser­ción escolar, acompañada de violencia con el propósito de obtener dinero y genera una falsa expectativa de obtener recompensas económicas con poco esfuerzo.

La dependencia federal, en coordinación con gobiernos estatales, emprendió los operativos para decomisar estos artefactos, en diversos municipios del Estado de México y continuará hasta que sean erradicadas de todo el territorio nacional.

Estas acciones se realizan en respuesta a la demanda social de la ciudadanía y en ejercicio de las facultades que le son otorgadas como autoridad rectora de la política pública en materia de Juegos y sorteos, indicó la dependencia en un comunicado.

El programa de alcance nacional, empezó en los municipios mexiquenses de Cuautitlán Izcalli, Tecámac y Villa Victoria, donde ubicaron máquinas tragamonedas instaladas sin la autori­zación de esta dependencia en diversos negocios de esas poblaciones.

Participaron en el operativo autoridades de la Segob, la Policía Federal, de la Procuraduría General de la República, además de las del Gobierno del Estado como son la Se­cretaría de Seguridad Ciudadana, de la Procuraduría General de Justicia del Estado y la Comisión de Prevención de Riesgos Sanitarios.

En Cuautitlán Izcalli se aseguraron 62 máquinas y fueron clausurados cuatro establecimientos, cuyo giro era exclusivamente de máquinas tragamonedas; en Tecámac se decomisaron 32 máquinas sin el cierre de algún negocio, en tanto que en Villa Victoria se retiraron 36 máquinas y tampoco se registró la inhabilitación de comercios.

Las máquinas fueron trasladadas a bodegas ubicadas en el Estado de México, y quedaron bajo responsabilidad y resguardo de las autoridades locales hasta su destrucción, al tiempo que se presentaron las denuncias correspondientes por el deli­to de juego ilegal y operación de estos aparatos.

Mencionó que en la entidad mexiquense se tienen ubicados casi 20 mil aparatos ilegales. El proyecto de alcance nacional se realiza en respuesta a la demanda de padres de familia para pro­teger a los menores de edad.